19 de julio de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Un Vaticano en quiebra y el pedido de divorcio de Enrique VIII: las revelaciones del guardián de los secretos de la Santa Sede

El Vaticano ha estado tratando durante años de desacreditar la idea de que sus tan cacareados archivos secretos son tan secretos: abrió a los estudiosos los archivos del controvertido Papa Pío XII de la época de la Segunda Guerra Mundial y cambió el nombre oficial, para eliminar la palabra “Secreto” de su título.

Pero una cierta aura de mito y misterio ha persistido… hasta ahora.

El antiguo prefecto de lo que ahora se llama Archivo Apostólico Vaticano, el arzobispo Sergio Pagano, está revelando por primera vez algunos de los secretos que ha descubierto en los 45 años que ha trabajado en uno de los más importantes del mundo, y inusuales, depósitos de documentos.

En una entrevista titulada “Secretum” que se publicará mañana, Pagano divulga algunos de los detalles desconocidos, menos conocidos y detrás de escena de conocidas sagas de la Santa Sede y sus relaciones con el mundo exterior de los últimos 12 siglos.

En conversaciones a lo largo de un año con el periodista italiano Massimo Franco, Pagano profundiza en todo, desde el saqueo del archivo por parte de Napoleón en 1810 hasta el asunto Galileo y el peculiar cónclave -la asamblea de cardenales para elegir un Papa- de 1922 que fue financiado por donaciones de último momento de católicos estadounidenses.

El obispo Sergio Pagano muestra la carta original de 1530 con la que intentó presionar al Papa Clemente VII para que concediera el divorcio al rey Enrique VIII de Inglaterra de su esposa Catalina de Aragón (Foto AP/Domenico Stinellis)El obispo Sergio Pagano muestra la carta original de 1530 con la que intentó presionar al Papa Clemente VII para que concediera el divorcio al rey Enrique VIII de Inglaterra de su esposa Catalina de Aragón

“Es la primera vez y también será la última porque estoy a punto de irme”, dijo Pagano, de 75 años, en una entrevista con la agencia AP en su oficina de archivos, antes de su jubilación prevista para finales de este año.

El Papa León XIII abrió el archivo a los estudiosos por primera vez en 1881, después de haber sido utilizado exclusivamente para servir al Papa y preservar la documentación de los papados, los concilios ecuménicos y las oficinas del Vaticano que datan del siglo VIII.

Con 85 kilómetros de estanterías, muchas de ellas bajo tierra en un búnker de hormigón armado de dos pisos, a prueba de fuego, el archivo también alberga documentación de las embajadas del Vaticano en todo el mundo, así como colecciones específicas de familias aristocráticas y órdenes religiosas.

Si bien suele ser la fuente de conspiraciones al estilo de Dan Brown, funciona como cualquier archivo nacional o privado: los investigadores solicitan permiso para visitarlo y luego solicitan documentos específicos para revisarlos en salas de lectura dedicadas.

Pagano los vigila de cerca desde una pantalla de televisión gigante colocada a un lado de su escritorio, que proporciona transmisión en vivo en circuito cerrado a las salas de lectura de la planta baja.

La carta en cuestión, uno de los tesoros que sobrevivió al saqueo de Napoleón (AP Foto/Domenico Stinellis)La carta en cuestión, uno de los tesoros que sobrevivió al saqueo de Napoleón

Más recientemente, los estudiosos han acudido en masa al archivo para leer los documentos del pontificado del Papa Pío XII, el Papa en tiempos de guerra que ha sido criticado por no haber hablado lo suficiente sobre el Holocausto.

El papa Francisco ordenó que los documentos de su pontificado se abrieran antes de lo previsto, en 2020, para que los estudiosos finalmente pudieran tener una imagen completa del papado.

El Vaticano ha defendido durante mucho tiempo a Pío, diciendo que utilizó una diplomacia silenciosa para salvar vidas y no habló públicamente sobre los crímenes nazis porque temía represalias, incluso contra el propio Vaticano.

Pagano no es un apologista de Pío y se destaca entre los jerarcas del Vaticano por su disposición a denunciar el silencio de Pío. Específicamente, Pagano dice que no puede cuadrar la continua renuencia de Pío a condenar públicamente las atrocidades nazis incluso después de que terminó la guerra.

“Durante la guerra sabemos que el Papa tomó una decisión: no podía ni quería hablar. Estaba convencido de que habría ocurrido una masacre aún peor”, dijo Pagano. “Después de la guerra, habría esperado una palabra más para toda esta gente que fue a las cámaras de gas”.

Los investigadores solicitan permiso para visitarlo y luego solicitan documentos específicos para revisarlos en salas de lectura dedicadas (AP Photo/Domenico Stinellis)Los investigadores solicitan permiso para visitarlo y luego solicitan documentos específicos para revisarlos en salas de lectura dedicadas

Pagano atribuye el continuo silencio de Pío durante la posguerra a sus preocupaciones sobre la creación de un Estado judío. El Vaticano tenía una larga tradición de apoyo al pueblo palestino y estaba preocupado por el destino de los lugares religiosos cristianos en Tierra Santa si los territorios fueran entregados al recién creado Estado de Israel.

Cualquier palabra de Pío sobre el Holocausto, incluso después de la guerra, “podría haberse leído en términos políticos como un apoyo a la fundación de un nuevo Estado”, dijo Pagano.

En el libro, Pagano no reprime su desdén por la investigación incompleta detrás de la causa de la santidad de Pío, que ahora aparentemente está en suspenso mientras los estudiosos analizan la documentación recientemente disponible.

Los dos investigadores jesuitas que compilaron el expediente de santidad de Pío, los difuntos Revs. Peter Gumpel y Paolo Molinari, se basaron únicamente en la recopilación parcial de 11 volúmenes de los documentos del papado que se publicó en 1965, reveló Pagano.

Ni el padre Gumpel ni el padre Molinari pusieron jamás un pie en el Archivo Apostólico”, dice en el libro. Dijo que creía que la causa de la santidad de Pío debería haber esperado hasta que el archivo completo del pontificado estuviera catalogado y disponible, y los estudiosos tuvieran tiempo de sacar conclusiones.

Pagano atribuye el continuo silencio de Pío durante la posguerra a sus preocupaciones sobre la creación de un Estado judío  (AP Foto/Domenico Stinellis)Pagano atribuye el continuo silencio de Pío durante la posguerra a sus preocupaciones sobre la creación de un Estado judío

“Los documentos escritos deben pesar mucho en la vida de un siervo de Dios, no se pueden ignorar los archivos”, le dijo Pagano al periodista Franco. “Pero la postulación de los jesuitas quería pasar por alto esto”.

Aparte de las conocidas historias de intrigas vaticanas, el libro también revela algunas novedades, incluidos los orígenes de la importante relación financiera entre la Iglesia estadounidense y el Vaticano que continúa hoy y se remonta al cónclave de 1922.

Pagano dijo que después de la muerte del Papa Benedicto XV, el camarlengo (el cardenal a cargo del tesoro y las cuentas papales) fue a su caja fuerte y descubrió que estaba “literalmente vacía”. No había ni un papel, ni un billete, ni una moneda”. Resulta que Benedicto no era muy responsable fiscalmente y dejó a la Santa Sede en números rojos cuando murió el 22 de enero de ese año.

Las arcas papales siempre se utilizaron para financiar el cónclave para elegir un nuevo Papa, lo que significa que la Santa Sede estaba en una crisis de liquidez en un momento en que Europa todavía se tambaleaba financieramente por la Primera Guerra Mundial.

El libro reproduce, por primera vez, los telegramas cifrados en los que el secretario de Estado del Vaticano pedía a su embajador en Washington que transfiriera urgentemente “lo que tienes en la caja fuerte” para que se pudiera realizar la votación.

El obispo Sergio Pagano posa en su oficina en el Vaticano (Foto AP/Domenico Stinellis)El obispo Sergio Pagano posa en su oficina en el Vaticano

Según los telegramas, la embajada del Vaticano envió lo que las iglesias estadounidenses habían recaudado de los fieles estadounidenses, hasta en centavos: 210.400,09 dólares, lo que permitió la votación que finalmente eligió al Papa Pío XI.

Pagano sugiere que la decisión de Francisco de 2019 de eliminar la palabra “Secreto” del nombre del archivo y cambiarle el nombre a “Archivo Apostólico Vaticano” fue quizás otro guiño financiero a la rica iglesia estadounidense: un cambio de marca para eliminar cualquier connotación negativa y así fomentar posibles donaciones, principalmente a través de “Treasures of History”, una nueva fundación con sede en Estados Unidos que apoya el archivo.

Al final de la entrevista, Pagano mostró con orgullo a los visitantes una de las posesiones más preciadas del archivo, que guarda en un armario de madera anodino cerca de la entrada de su oficina. Allí, detrás de un cristal e iluminada con luces especiales, se encuentra la carta original de 1530 de los nobles británicos instando al Papa Clemente VII a conceder al rey Enrique VIII una anulación para que pudiera casarse con Ana Bolena.

Como es bien sabido, el Papa se negó y el rey siguió adelante y se casó, rompiendo con Roma.

“Se puede decir que aquí estamos en el nacimiento de la Iglesia Anglicana”, dice Pagano mientras sostiene un puntero con punta luminosa para mostrar los sellos de cera roja de algunos de los firmantes.

Pagano se deleita en revelar cómo sobrevivió el documento: cuando Napoleón Bonaparte se apoderó de los archivos del Vaticano en 1810 y se los llevó a París, el predecesor de Pagano como archivero jefe enrolló la carta de 1530 y la escondió dentro de un cajón secreto en una silla en la antecámara del archivo.

“Los franceses nunca lo encontraron”, dice Pagano con orgullo, muy consciente de que el trabajo principal de un archivero es preservar el archivo.