25 de abril de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Periodista de Indiana es acusado de amenazar de muerte a funcionarios EEUU que apoyan a Israel

Un reportero independiente de Fort Wayne, Indiana, podría terminar en la cárcel tras presuntamente amenazar con asesinar a los judíos de su ciudad y a los funcionarios del gobierno estadounidense que apoyan a Israel, de acuerdo con una declaración jurada presentada la semana pasada en un tribunal federal.

Jeffrey Stevens, periodista de 41 años, está acusado de usar comunicaciones interestatales para publicar amenazas, un delito que se castiga con hasta cinco años de prisión federal. La primera denuncia contra Stevens fue recibida por el FBI después de que este hiciera “varias publicaciones alarmantes en Facebook” tras el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre.

Stevens confesó a la agencia que había escrito en la página web de la CIA que tenía intención de disparar a los funcionarios del gobierno estadounidense que respaldan a Israel, de acuerdo con la declaración jurada. También reconoció que había mandado un mensaje al Departamento de Policía de Fort Wayne en el que aseguraba que iría a “matar a todos los judíos”.

Del mismo modo, se le acusa a Stevens de haber publicado que “se encargaría de eliminar a todos los miembros de la CIA que son pro-Israel”. Según la declaración jurada, el sospechoso alegó que estaba ebrio cuando escribió los mensajes.

La declaración jurada se presentó el pasado 12 de febrero en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Indiana.

El arresto de Stevens se produjo semana pasada, y hasta el momento permanece bajo custodia, de acuerdo con una orden de un juez federal emitida el 16 de febrero. El abogado del sospechoso no quiso hacer comentarios al respecto.

El Comité Judío Estadounidense publicó el martes una encuesta que muestra que el 25% de los judíos estadounidenses sufrieron antisemitismo el año pasado. La encuesta nacional también indica que casi el 66% de los judíos estadounidenses se sienten menos seguros en Estados Unidos que hace un año.