25 de abril de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Con claveles blancos los colombianos piden justicia por líderes sociales asesinados

BOGOTÁ. – Con claveles blancos y emociones a flor de piel, centenares de personas se manifestaron este martes en varias ciudades de Colombia para pedir justicia por los líderes sociales y firmantes del acuerdo de paz asesinados en los últimos años en el país.

«Toda muerte merece ser llorada y toda vida merece ser vivida, no podemos seguir callados», anunció emocionada Gloria Arias, vocera de Defendamos la Paz, el movimiento que convocó las concentraciones, en el comienzo del acto en Bogotá.

Al caer la tarde en la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, centenares de personas con claveles en las manos buscaban el nombre de su marido, padre, hijo o hermano en las cajas esparcidas por el suelo en las que se leían los nombres de los fallecidos.

Mientras sucedían expresiones artísticas, como cantantes de ópera o música clásica en directo, los pasos de las viudas se mezclaban con aquellos que con solidaridad y en silencio recorrían los pasillos de nombres con un ramo de flores y depositaban una en cada cajón que veían vacío.

«Queremos hacer un llamado de atención a la sociedad colombiana como protesta y duelo colectivo por los líderes sociales y firmantes de paz asesinados», aseguró Arias.

Desde la firma del acuerdo de paz con las FARC, el 24 de noviembre de 2016, al menos 1.608 líderes sociales y 420 firmantes de ese pacto han sido asesinados en Colombia.

Según la Defensoría del Pueblo, tan solo en 2023 fueron asesinados en el país 181 líderes sociales y defensores de derechos humanos, cifra que, sin embargo, es un 16 % menor que la de 2022.

No obstante, los manifestantes lamentaron que «las cifras no están descendiendo, se mantienen casi igual que durante el Gobierno de Iván Duque (2018-2022)», como dijo a EFE Rodrigo Granda, uno de los exjefes de las FARC, quien recuerda el «dolor de quienes los conocimos y sabíamos que estaban comprometidos con este trabajo».

«El presidente (Gustavo Petro) ha tratado de ponerle freno, pero (la situación) se ha salido de cauce, necesitamos acciones mucho más contundentes de la fuerza pública y las comunidades», lamenta Granda.

Los antiguos miembros de las FARC, ahora agrupados en el partido político Comunes, esperan que el Gobierno avance hacia la «paz total» prometida por Petro, aunque Granda confirma que hace falta más: «en esas negociaciones, nos ponen a nosotros de blanco y nos asesinan».

Las concentraciones y manifestaciones sucedieron también en otras partes de Colombia como en Medellín, donde unos 200 firmantes de la paz participaron en una marcha que llegó a la Plazoleta de la Alpujarra.

«Nosotros estamos cumpliendo el acuerdo y nos están matando. En este plantón también hacemos el duelo y llamamos por la vida de los liderazgos sociales», aseguró Marcos Urbano en la marcha de Medellín.

Emoción y rabia

En Bogotá, más de 70 mujeres provenientes de diferentes regiones de Colombia y viudas de los líderes asesinados se concentraron en el centro de la concurrida Plaza de Bolívar para llorar y velar por sus seres queridos asesinados.

Las mujeres exigieron con rabia que haya compromiso con la construcción de la paz y una justicia que vaya más allá del rechazo a la violencia o la solidaridad con las víctimas.

«Queremos que respeten la vida», manifestó a EFE Lilly Arcila, una de las viudas que sujetaba un cartel con fotografías de personas asesinadas y un ramo de claveles.

Arcila explicó: «Perdí a mi compañero de vida, el papá de mis hijos», pero aseguró que tanto a ella como al resto de mujeres asistentes les duele la muerte de cada uno de los líderes y firmantes del acuerdo de paz.

El acto de duelo colectivo concluyó con miles de claveles blancos en alto y gritos de súplica para que se garantice la protección de los líderes sociales y el cumplimiento del acuerdo de paz.