27 de febrero de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Un derrumbe deja 4 fallecidos y cifra de decesos por lluvias sube a 20 en Bolivia

LA PAZ.- Los desastres por la época de lluvias en Bolivia provocaron la muerte de 20 personas, las precipitaciones iniciaron en noviembre y siguen afectando varios territorios, informó este martes el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes.

El viceministro dijo que el último hecho se reportó en el municipio de Irupana, a 72 kilómetros de La Paz, cuando un deslizamiento arrastró un vehículo y dejó «cuatro personas fallecidas, una desaparecida y siete heridos».

Calvimontes señaló que se desplazaron a 10 rescatistas hasta el lugar para colaborar a los comunitarios en la búsqueda de la persona desaparecida.

El Viceministerio de Defensa Civil, dijo que desde noviembre del año pasado hasta la fecha se registró que ocho de los nueve departamentos de Bolivia atraviesan distintas afectaciones por las lluvias, exceptuando la norteña región amazónica de Pando.

Calvimontes precisó que en el país hay 41 municipios golpeados, de los más de 300, «la mayoría en el departamento de La Paz», 154 comunidades rurales, 9.075 familias damnificadas y otras 4.097 afectadas.

Mientras que dos municipios, Guanay (La Paz) y Cotagaita (Potosí) se declararon en desastre, precisó.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) declaro la «alerta roja», entre el 22 al 27 de este mes, en ocho municipios de Cochabamba, la mayoría en la región tropical de ese departamento, siete en La Paz y dos en Santa Cruz.

Asimismo se mantiene la «alerta naranja» en varios municipios de los nueve departamentos del país, la mayoría en Cochabamba (39), La Paz (34), Potosí (31) y Chuquisaca (24).

«Estamos entrando en un periodo crítico», afirmó Calvimontes.

También informó sobre el efecto del granizo y la helada que dejó a 1.126 familias damnificadas y afectadas en 11 municipios de seis departamentos.

La temporada de lluvias en Bolivia comprende los meses de enero a marzo y se caracteriza por el incremento de precipitaciones en el altiplano y las regiones tropicales del país que provocan deslizamientos o derrumbes, inundaciones y desvíos de las corrientes de los ríos.