24 de abril de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Toque de queda a comercios no esenciales en Chicago

Días después de amenazar con revertir las restricciones a los negocios de Chicago si los casos de COVID-19 seguían aumentando, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, prosiguió el jueves a imponer un toque de queda comercial a las 10:00 pm a todos los negocios no esenciales de la ciudad a partir del viernes 23 de octubre.

Además, la ciudad prohibe nuevamente el servicio en interiores en tabernas tradicionales y cervecerías sin licencias de alimentos, y pidió a los residentes que limiten las reuniones sociales a seis personas.

Desde el sitio web de la ciudad:

— Toque de queda comercial en negocios no esenciales a partir de las 10:00 p.m. y hasta las 6:00 a.m.

— Última llamada para servir licor a las 9:00 p.m.

— Aún se permite llevar y recoger pedidos en la acera en los restaurantes

— Los bares, cervecerías y tabernas sin licencia de alimentos tienen prohibido operar cualquier servicio interior.

Mayor énfasis en las pautas actuales:

— Permitidas reuniones de un máximo de 6 personas

— Cubierta facial en todos los entornos públicos interiores y exteriores

Las nuevas restricciones siguen a una conferencia de prensa a principios de esta semana en la que Lightfoot hizo sonar una alarma sobre el aumento dramático en el número de casos de coronavirus desde principios de octubre y amenazó con pautas más estrictas para las empresas.

El promedio en el conteo de casos nuevos diarios a lo largo de siete días llegó a 645, un aumento dramático desde donde estaba la ciudad a principios de mes e incluso desde el fin de semana. El sábado, por ejemplo, el promedio en siete días en Chicago fue de 508 casos de COVID-19 recientemente confirmados por día.

“No tenemos ninguna duda en el segundo aumento”, dijo Lightfoot. “Esto es lo que parece”.

A finales del mes pasado, Lightfoot citó una disminución en los casos de COVID-19 al permitir que los bares que no sirven comida reabrieran para beber en el interior. También flexibilizó las reglas sobre restaurantes, gimnasios y otros minoristas, lo que les permitió aumentar la capacidad.

Los cambios fueron el último intento de Lightfoot de aliviar la carga financiera de las empresas de Chicago levantando restricciones frecuentemente criticadas.

Pero también se produjeron cuando la cantidad de casos nuevos de COVID-19 por día rondaba los 300, muy por encima del umbral de 200 casos que la alcaldesa estableció hace meses como meta antes de moderar las restricciones.

Los casos solo han aumentado desde entonces, aunque Lightfoot ha dicho que esos movimientos no fueron los culpables.

La alcaldesa señaló el lunes que el clima frío es una de las causas del fuerte aumento de casos, y dijo que está generando más reuniones en interiores. Dijo que los residentes deben limitar la cantidad de personas con las que entran en contacto; y agregó que entiende lo que llamó el “factor de fatiga” de los residentes, pero dijo que es importante que la gente mantenga la guardia alta.