21 de febrero de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Sospechan que el capo que desencadenó crisis en Ecuador se encuentra en Colombia

Autoridades en Colombia ven como “posible” que Adolfo Macías, alias Fito, el capo que se fugó de una prisión en Ecuador y desencadenó una violenta ola que ha dejado como resultado unos 16 fallecidos en cinco días, ha entrado en su territorio.

El domingo, la policía ecuatoriana llegó a la prisión Regional de Guayaquil sin encontrar en su celda a Adolfo Macías, jefe de la banda criminal principal de ese país, conocida por el nombre Los Choneros.

El gobierno desplegó tropas y lanzó una dura ofensiva contra el narco que tuvo una respuesta sangrienta: motines en las cárceles, 175 funcionarios de prisiones tomados como rehenes dentro de las penitenciarías y en las calles, explosiones, vehículos incendiados y disparos.

«Es posible» que Fito haya cruzado a Colombia, dijo este viernes a W Radio Helder Giraldo, comandante de las Fuerzas Militares de ese país.

«Hay 20 prófugos (de cárceles ecuatorianas) de los cuales estamos muy atentos», entre ellos Fito, añadió el mando militar.

Más de una veintena de bandas narco, integradas por unos 20,000 miembros, según el Gobierno de Ecuador, operan en el país en alianza con carteles mexicanos y colombianos.

Colombia, vecino de Ecuador y el mayor productor mundial de cocaína, sigue de cerca el declarado «conflicto interno» ecuatoriano que empieza a permear su frontera.

Para Giraldo «existe una alta probabilidad» que la crisis de Ecuador «deteriore las condiciones de seguridad en la frontera con Colombia», debido al estatus beligerante que otorgó a las bandas el nuevo presidente ecuatoriano, Daniel Noboa.

Ecuador fue durante muchos años un país a salvo del narco, pero se ha ido transformado en un nuevo bastión del tráfico de droga hacia Estados Unidos y Europa con bandas enfrentadas por el control del territorio y unidas en su guerra contra el Estado.

En los últimos cinco años, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes pasó de 6 a 46 en 2023 y la guerra interna toca fondo como ocurrió en Colombia en el siglo pasado con un ingrediente adicional: las cárceles en llamas.

Los narcos usan las prisiones como oficinas criminales desde donde gestionan el tráfico de droga, ordenan asesinatos, administran los réditos del crimen y pelean a muerte con rivales por el poder.

En medio de la actual crisis Noboa anunció la «repatriación» de 1.500 colombianos presos para mermar el hacinamiento en las cárceles donde hay unas 3.000 personas de más.

Pero la media cayó mal en el gobierno izquierdista de Gustavo Petro que la considera una «expulsión masiva» y problemática pues los presos quedarían en libertad del otro lado de la frontera. La zona limítrofe fue militarizada el miércoles para evitar el paso de criminales.

Un video grabado en la cárcel de Machala (suroeste) y confirmado por la policía aumentó el terror este viernes. El cadáver de un preso envuelto en plástico es lanzado a la calle desde el interior.

También circulan imágenes no verificadas de maltrato a presos donde se les ve desnudos, de rodillas o golpeados a patadas.

La noche del jueves tres rehenes fueron liberados de las cárceles de Esmeraldas (noroeste) y Azuay (sur).

La ola de violencia interna provocó la solidaridad de la comunidad internacional.

Estados Unidos enviará a la jefa del Comando Sur, la general Laura Richardson, y a altos cargos antinarcóticos y diplomáticos a Ecuador para asesorar al presidente Noboa, en el poder desde noviembre.

«Hemos aceptado el apoyo de Argentina, hemos aceptado el apoyo de los Estados Unidos (…) no es momento de por ego o vanidad, decir que no», dijo el mandatario de 36 años.

«Necesitamos apoyo militar en fuerza de personas, de soldados. Así mismo como asistencia en inteligencia, artillería y equipamiento», añadió.

Brasil, Colombia, Chile, Venezuela, República Dominicana, España, la Unión Europea, la ONU, entre otros, rechazaron la arremetida narco. Francia y Rusia advirtieron a sus ciudadanos que no viajen a Ecuador.

«Sabíamos que esto era una bomba de tiempo, una olla de presión que iba a explotar», dijo a la AFP Ramón Salazar, un trabajador de 38 años en Quito.

Tras varios días de confinamiento por el miedo, la actividad en las principales ciudades ha ido reanudándose. La mayoría de los comercios abrieron, el transporte público volvió a circular y solo algunas empresas mantienen el teletrabajo.

El martes la ofensiva del narco mostró su peor cara con un ataque armado a la prensa registrado en vivo y en directo que le dio la vuelta al mundo.

La desinformación y el pánico de la población ha provocado confusión, pese a desmentidos de las autoridades.

El presidente planteó el jueves al Congreso un alza de 12% a 15% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para financiar el «conflicto armado interno».