23 de abril de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

¿Quién va a ser el próximo presidente de los Estados Unidos según las encuestas?

Las encuestas están en la mira desde hace cuatro años en todo el mundo. La victoria del Brexit en el Reino Unido y, pocos meses después, el triunfo de Donald Trump ante Hillary Clinton, fueron letales para su credibilidad ante los ojos del público. Es verdad que son dos elecciones completamente diferentes, pero en ambas, el consenso de los encuestadores pronosticaba resultados opuestos, que coincidían con lo que esperaba la mayoría de los comentaristas y de los medios. Que se haya producido lo contrario los dejó muy expuestos.

Los comicios presidenciales de este martes en los Estados Unidos son una oportunidad para las consultoras de opinión pública. Un acierto podría ser una rehabilitación. Pero otro pronóstico errado podría ser demoledor.

A dos días de las elecciones, Joe Biden lidera con mucha claridad las proyecciones de intención de voto. El 52% de las personas que irían a votar —o que ya lo hicieron de forma anticipada— dice que lo hará por el ex vicepresidente, frente a un 43% que se inclina por Trump, según el promedio de las principales encuestas que realiza el sitio especializado FiveThirtyEight. La ventaja, de nueve puntos, es más del doble de la que tenía Clinton sobre el actual mandatario en 2016 (45,5% a 41,7%).

Pero este dato dice poco acerca de cómo está realmente la carrera presidencial, porque se pueden sacar más votos y perder las elecciones, como le pasó a la ex secretaria de Estado. En el voto popular se impuso por 48,2% a 46,1%, pero en el Colegio Electoral perdió por 304 a 227Es que los estadounidenses no votan directamente por candidatos a presidente —aunque estos encabecen las boletas—, sino por electores, personas designadas por cada partido en los 50 estados del país y en Washington DC para representar su voluntad.

Eso significa que no hay una elección en los Estados Unidos, sino 51. El que gana en cada jurisdicción se queda con la totalidad de los electores que le corresponden, de forma vagamente proporcional a su población. El estado que más votos electorales aporta es California, con 55, y los más chicos otorgan tres. Para ser declarado presidente es necesario obtener una mayoría de al menos 270 de los 538 electores del Colegio.

Por eso, en lugar de ver las encuestas nacionales, hay que observar las de los estados. Un repaso revela que Biden lidera cómodamente en 20 y en la capital del país. En 18, por más de 10 puntos de diferencia, y en los tres restantes por entre cinco y diez puntos. Entre los 21, suman 233 electores, solo 37 menos de los que necesita para ganar la elección.

En peores condiciones está Trump. Aunque está al frente con cierta holgura en 20 estados —en 14 por más de 10 puntos y en seis por entre cinco y diez—, son casi todos poco poblados y suman solo 126 electores, 144 menos de los que requiere para ser reelecto.

El resultado de los comicios depende de cómo se repartan los diez estados restantes, en los que las diferencias en la intención de voto son inferiores a cinco puntos, o están entre cinco y diez, pero se trata de distritos en los que las encuestas tuvieron un margen de error demasiado grande en 2016. Entre los diez suman 179 electores y son la clave para ganar la elección.

“Es importante mirar las encuestas estatales, ya que nos dan una indicación de cuántos votos puede ganar cada candidato en el Colegio Electoral. En este momento, hay alrededor de diez estados peleados, incluyendo algunos como Texas y Florida, con un alto número de votos electorales. Biden y Trump están haciendo una fuerte campaña en ellos para ganar a los votantes indecisos y animar a sus seguidores a votar. Los encuestadores han mejorado su metodología para dar cuenta de los errores cometidos en 2016, pero sigue siendo un desafío determinar quiénes se presentarán y a qué candidato apoyarán los votantes indefinidos. Podemos confiar en las encuestas, pero debemos ser conscientes de estas posibles fuentes de error”, dijo a Infobae Mary Stegmaier, profesora de la Escuela de Asuntos Públicos de la Universidad de Missouri.

Primer escenario: Biden presidente

El análisis de las encuestas en los diez estados decisivos permite trazar cinco escenarios posibles, con diferentes combinaciones de resultados en cada uno. El primero asume que en todas las jurisdicciones se produciría el resultado que anticipan los sondeos. En ese caso, Trump se impondría en apenas dos de los diez.

Uno es Texas, donde aventaja a Biden por 48,1% a 46,8 por ciento, según FiveThirtyEight. Es muy importante, porque es el segundo más poblado del país y otorga 38 electores, pero no es suficiente. De hecho, es inquietante para el mandatario tener un margen tan exiguo en un estado en el que los republicanos ganan sin excepción desde 1980, y donde él mismo le sacó nueve puntos de diferencia a Clinton en 2016.

El otro es Ohio, que aporta 18 electores y es conocido por ser el estado más pendular de todos: desde hace medio siglo, el que gana allí termina siendo presidente. Si se cumple este escenario, los comicios de 2020 romperían la tendencia. Trump se impone a su rival por 47,3% a 46,3%, uno solo punto de diferencia, cuando en la elección pasada fueron ocho.

El promedio de las encuestas muestra que Trump perdería en los otro ocho estados, en los que había ganado en 2016. Si esto se cumpliera, el mandatario sumaría apenas 182 votos en el Colegio Electoral, frente a 356 de Biden, que sería declarado presidente.

Segundo escenario: Biden presidente

Todas las encuestas tienen un margen de error que suele oscilar entre los dos y los tres puntos porcentuales, incluso cuando están hechas con mucho rigor técnico. Por eso, es posible que el ganador en un estado sea diferente al anticipado cuando la diferencia es muy chica.

El segundo escenario asume que Trump ganaría en los cinco estados en los que su contrincante tiene una ventaja menor a cuatro puntos. El caso más factible es el de Iowa, donde los sondeos muestran un empate técnico. Biden está arriba por solo 46,9% a 46,7 por ciento. Considerando que en 2016 Trump ganó por casi diez puntos, no sería ninguna sorpresa que vuelva a quedarse con sus seis electores.

Parecida es la situación de Georgia, que suele ser un bastión republicano, pero que en los últimos años se volvió más parejo. Biden domina por 48,4% a 46,7%, así que Trump debería remontar menos de dos puntos para darlo vuelta y quedarse con sus 16 electores.

En este grupo está el estado más disputado de todas las elecciones: Florida, que con 29 electores está tercero a nivel país, después de California y de Texas. El ex vicepresidente está ganando por dos puntos allí: 48,8% a 46,6 por ciento.

Otro que el presidente tendría que dar vuelta es Carolina del Norte, donde los candidatos republicanos tienden a ganar, pero por ahora está casi tres puntos por debajo: pierde por 49,1% a 46,7 por ciento. Vale 15 votos en el Colegio.