23 de abril de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Pandillas haitianas intentan tomar el control del aeropuerto de Puerto Príncipe

Pandillas fuertemente armadas intentaron tomar el control del principal aeropuerto internacional de Haití este lunes, intercambiando disparos con policías y soldados en el último ataque a sitios clave del gobierno en una explosión de violencia que incluye una fuga masiva de presos de las prisiones del país.

El Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture estaba cerrado cuando ocurrió el ataque, sin aviones operando ni pasajeros en el lugar.

Periodistas de Associated Press vieron un camión blindado en la pista disparando contra las pandillas para tratar de impedirles ingresar al recinto del aeropuerto, mientras decenas de empleados y otros trabajadores huían de las balas.

Es el mayor ataque al aeropuerto en la historia de Haití.

La semana pasada, el aeropuerto fue alcanzado brevemente por balas en medio de continuos ataques de pandillas, pero las pandillas no ingresaron al aeropuerto ni tomaron el control del mismo.

El ataque ocurrió pocas horas después de que las autoridades de Haití ordenaran un toque de queda nocturno luego de la violencia en la que pandilleros armados invadieron las dos prisiones más grandes y liberaron a miles de reclusos durante el fin de semana.

El domingo por la noche comenzó un estado de emergencia de 72 horas. El gobierno dijo que intentaría localizar a los reclusos fugados, incluso desde una penitenciaría donde la gran mayoría se encontraba en prisión preventiva, algunos de ellos acusados de asesinatos, secuestros y otros delitos.

“Se ordenó a la policía que utilizara todos los medios legales a su disposición para hacer cumplir el toque de queda y detener a todos los infractores”, dijo en un comunicado el ministro de Finanzas, Patrick Boivert, primer ministro en funciones.

Se estimaba que las pandillas ya controlaban hasta el 80% de Puerto Príncipe, la capital. Están coordinando cada vez más sus acciones y eligiendo objetivos antes impensables como el Banco Central.

El primer ministro Ariel Henry viajó al extranjero la semana pasada para tratar de recuperar el apoyo a una fuerza de seguridad respaldada por las Naciones Unidas para ayudar a estabilizar a Haití en su conflicto con los cada vez más poderosos grupos criminales.

La Policía Nacional de Haití tiene aproximadamente 9,000 agentes para brindar seguridad a más de 11 millones de personas, según la ONU. Rutinariamente, se ven abrumados y superados en armas.

El mortal fin de semana marcó un nuevo punto bajo en la espiral descendente de violencia en Haití. Al menos nueve personas habían muerto desde el jueves, cuatro de ellos agentes de policía, cuando las pandillas intensificaron los ataques coordinados contra instituciones estatales en Puerto Príncipe, incluido el aeropuerto internacional y el estadio nacional de fútbol.

Pero el ataque a la Penitenciaría Nacional el sábado por la noche conmocionó a los haitianos que están acostumbrados a vivir bajo la constante amenaza de violencia.

Casi todos los aproximadamente 4,000 reclusos escaparon. Tres cadáveres con heridas de bala yacían el domingo a la entrada de la prisión.

En otro barrio, los cadáveres ensangrentados de dos hombres con las manos atadas a la espalda yacían boca abajo, mientras los residentes pasaban por barricadas colocadas con neumáticos en llamas.

Entre las pocas decenas de personas que optaron por permanecer en prisión se encuentran 18 exsoldados colombianos acusados de trabajar como mercenarios en el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse en julio de 2021 .

“Por favor, ayúdennos”, dijo uno de los hombres, Francisco Uribe, en un mensaje ampliamente compartido en las redes sociales. “Están masacrando a la gente indiscriminadamente dentro de las celdas”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia ha pedido a Haití que brinde “protección especial” a los hombres.

También fue invadida una segunda prisión de Puerto Príncipe que contenía alrededor de 1.400 reclusos.

Se reportaron disparos en varios barrios de la capital. El servicio de Internet para muchos residentes estaba caído debido a que la principal red móvil de Haití dijo que una conexión de cable de fibra óptica fue cortada durante el alboroto.

Después de que pandillas abrieran fuego en el aeropuerto internacional de Haití la semana pasada, la embajada de Estados Unidos dijo que suspendería todos los viajes oficiales al país. El domingo por la noche, instó a todos los ciudadanos estadounidenses a partir lo antes posible.

La administración Biden, que se ha negado a enviar tropas a cualquier fuerza multinacional para Haití y al mismo tiempo ha ofrecido dinero y apoyo logístico, dijo que estaba siguiendo con grave preocupación el rápido deterioro de la situación de seguridad.

El aumento de los ataques sigue a protestas violentas que se volvieron más letales en los últimos días cuando el primer ministro viajó a Kenia para avanzar en la propuesta misión de seguridad respaldada por la ONU que sería dirigida por ese país de África Oriental.

Henry asumió el cargo de primer ministro tras el asesinato de Moise y pospuso los planes para celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales, algo que no había ocurrido en casi una década.

Jimmy Chérizier , un ex oficial de policía de élite conocido como Barbecue que ahora dirige una federación de pandillas, se atribuyó la responsabilidad del aumento de los ataques. Dijo que el objetivo es capturar al jefe de policía y a los ministros del gobierno de Haití e impedir el regreso de Henry.

El primer ministro, un neurocirujano, hizo caso omiso de los pedidos de que dimitiera y no hizo comentarios cuando se le preguntó si sentía que era seguro volver a casa.