24 de abril de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

¿Dónde vivirán los adultos mayores pobres de la Gran Manzana ante el acelerado ritmo del alza de la renta?

Ante la indetenible tendencia de desplazamientos de los más pobres de algunas localidades de Nueva York, los aumentos de la renta y la agobiante crisis de vivienda asequible, que se cruza con el incremento de la población de la tercera edad en la Gran Manzana, hay escenarios desesperanzadores y concretos sobre las escasas posibilidades de que se puedan mantener en sus vecindarios, las poblaciones de la clase trabajadora, que en algunos años se convertirán en adultos mayores.

El abogado puertorriqueño Ariel Velez tiene 55 años, de los cuales casi la totalidad lo ha vivido en la Gran Manzana. En las últimas décadas, se ha dedicado a representar a familias que deben enfrentar la agonía de los desalojos. Una tendencia que crece a un ritmo silencioso, en los vecindarios más pobres de El Bronx.

“El gran problema que veo es dónde van vivir en el futuro las personas que en los próximos años se van a jubilar y aspiran vivir solamente de esos ingresos, en una ciudad en donde el mercado inmobiliario se dispara y se convierte en algo casi exclusivo para quienes tienen ingresos muy altos”, apunta.

Ariel asegura que en lo personal, tiene previsiones para enfrentar una vejez digna. Pero admite que lo atraviesa el dolor al pensar que miles y miles de personas de su generación, no tienen claro qué pasará con ellos, si sigue el ritmo acelerado de gentrificación en todos los vecindarios de la ciudad de Nueva York. Es decir, la renovación y modernización de edificios residenciales, que expulsan a residentes que deben enfrentar aumentos de la renta por cientos de dólares.

En esa cuenta, entra en una línea mucho más peligrosa, los miles de indocumentados a los cuales ciertos beneficios del Seguro Social, ni siquiera los toca, y ya entran en el ciclo vital de menos fuerza productiva.

En los barrios hispanos, todo es peor

El intrincado tema de la vivienda de la Gran Manzana, se hace más manejable para las personas de la tercera edad que viven en los Complejos de la Autoridad Única de Vivienda Pública (NYCHA) o apartamentos de renta estabilizada o controlada. Quienes viven en unidades del libre mercado inmobiliario, su estabilidad siempre está pendiendo de un hilo.

Ya está claro cómo vecindarios de mayoría hispana como Washington Heights e Inwood, en el Alto Manhattan, en la última década, los aumentos desproporcionados de la renta siguen girando “cartas de desalojo” a familias que deben optar por unidades más baratas en el sur de El Bronx o en el extremo de irse a estados vecinos.

Asimismo, nuevos datos estadísticos recogidos desde enero de 2023 a la fecha, muestran que la oleada de procedimientos de desalojos se “mudó” para el condado de la salsa, como especifica claramente la organización Eviction Lab: En localidades del este de El Bronx como Jerome Park, con 75% de la población hispana, se cuentan 3,479 demandas de desalojos.

De igual forma en Morris Heights, con 66,75% de moradores latinos, se registran en este periodo de tiempo 4,167 casos de desalojos, significando una de las tasas más altas de la ciudad.

La historia se repite en Queens. Específicamente en el código postal 11368 de Corona, una localidad compuesta en un 74.14% por familias latinas, en la cual se registra un pico histórico de 1,621 casos de desalojos.

Más claramente el Centro Urban Future, encontró que los neoyorquinos de 65 años o más representaron el 16,2 por ciento de la población de la ciudad en 2021, frente al 12,3 por ciento en 2011. 

Y precisamente todo indica un aumento de adultos mayores inmigrantes, bajo la línea de la pobreza en localidades de El Bronx, Queens y Brooklyn. Y no es difícil concluir que el panorama de la aparición de viviendas asequibles no entrará siquiera en el terreno del optimismo, por lo menos en lo inmediato, para millones de personas entre 55 y 60 años, que están al borde de iniciar el camino hacia su retiro o jubilación.

Ahora nos sacan de El Bronx”

La dominicana Teresa Rosario, de 62 años, cuenta que desde que llegó a Nueva York en los años 70 había vivido en Inwood. El edificio en donde residía fue vendido a otro ‘landlord’. El nuevo propietario aumentó la renta antes de la pandemia y se vio obligada a moverse a Highbridge en El Bronx. El año pasado allí también recibió avisos de un “ajuste razonable” de $200, para la renovación del contrato de arrendamiento. 

“Pude enfrentar ese aumento, porque todavía trabajo y mis hijos me ayudan. Pero qué va a pasar en el futuro cuando me quiera jubilar y mis hijos tengan sus compromisos. De hecho, ya mismo están pensando en irse a otros estados, porque aquí solo pueden vivir los ricos dignamente. Con los beneficios de una jubilación, es muy difícil pensar que se puede rentar un apartamento, inclusive aquí en El Bronx”, compartió la isleña.

Este condado tiene la mayor proporción de adultos mayores latinos nacidos en todo el estado. Este grupo comprende el 41% de los ancianos de El Bronx.

La población de inmigrantes mayores que residen en el condado de la salsa aumentó un 30% durante la última década. Mientras que la cantidad de adultos mayores nacidos en el país se elevó en un 39%.

Ante estas perspectivas poco claras, sobre la disponibilidad de vivienda asequible, incluso para jóvenes profesionales, el panorama luce mucho más oscuro para los adultos mayores y para las personas que están envejeciendo y esperando un retiro, solamente bajo los números de los beneficios de la seguridad social del país.

Los desalojos afectan justamente a los vecindarios más pobres y de comunidades de color, pero ningún mapa muestra claramente cómo los adultos mayores enfrentan este trauma y las situaciones violentas, que hay detrás de una notificación, en donde no quede más que abandonar una vivienda.

¿Pagar la renta o las medicinas?

En este sentido, Angel Santini, vicepresidente de proyectos especiales de Acacia Network una organización que durante más de 50 años, ofrece servicios a adultos mayores de la Gran Manzana, observa que con más agudeza después de la pandemia, debe escuchar los testimonios de ancianos que deben escoger entre pagar la renta o atender sus necesidades médicas.

“Es un grupo muy vulnerable, que le cuesta mucho balancear su presupuesto, cuando reciben una notificación de aumento de la renta, así sea un bajo porcentaje. Estamos viendo de manera creciente cómo nuestros seniors, se están mudando fuera de Nueva York”, explicó Santini.

Las listas de espera para esos complejos de “alquiler bajo” son interminables. Literalmente a una persona se le puede ir la vida, esperando la disponibilidad de un apartamento de este tipo.

“Afortunadamente contamos con una amplia red de centros y una gama de servicios comunitarios totalmente integrados, bilingües y culturalmente competentes, para que esta población pueda formarse, pueda encontrar información a través de talleres, tomar decisiones financieras, además evitar las estafas y estén educados para que puedan ahorrar dinero al participar en algunos programas”, destacó Santini.

“Yo me muero aquí”

A pesar de un panorama que en general pareciera desolador, con sus particularidades, otros lo ven con optimismo. La jubilada puertorriqueña, Sabrina González, de 65 años, destaca que se crió en Harlem. Aunque sus hijos le insistieron durante la pandemia, que se mudara con ellos hacia la ciudad de Orlando en Florida, comparte que el tiempo estuvo allá, “casi se muere del aburrimiento”.

“Con todo lo complicado, lo caro y lo peligroso que pareciera, es muy duro cuando te acostumbras a vivir en tu barrio de Nueva York y tienes que irte. Aquí caminas, tienes todo cerca, tu bodega en la esquina, hay servicios, hay centros de ayuda, hay programas, hay atención. Yo me muero aquí, como sea y donde sea”, remata Sabrina quien vive en un apartamento de NYCHA.

Dos datos sobre los adultos mayores:

  • 1.373.495 personas de 65 años o más viven actualmente en la Gran Manzana.
  • 32% aumentó en todos los condados de NYC la cantidad de adultos mayores en la última década, de acuerdo con un reporte actualizado en 2023 por el Center for an Urban Future.
  • Hay recursos:
  • Acacia Network y sus organizaciones afiliadas han estado comprometidas con mejorar la calidad de vida y el bienestar para las comunidades latinas en Estados Unidos, a través de programas integrados de salud y vivienda, y programación innovadora en las áreas de educación, desarrollo laboral, arte y cultura, entre otras iniciativas. 
  • Los servicios de base comunitaria de Acacia Network tienen un enfoque integrado, bilingüe y culturalmente competente. Para más información, visite: www.acacianetwork.org
  • Si desea información sobre cualquiera de los programas de protección para personas de la tercera edad en la ciudad de Nueva York, llame a Aging Connect al 212-AGING-NYC (212-244-6469)