16 de julio de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Costos de educación están por las nubes en RD, con incrementos sin precedentes

A juzgar por el índice de precios al consumidor (IPC) del Banco Central, los costos de los servicios de educación en República Dominicana tienen cuatro años trazando una curva ascendente sin precedentes, que carga de manera severa el presupuesto de las familias, en especial en el segmento de clase media.

La inflación anualizada para el segmento de los servicios educativos desafía la meta del Banco Central de 4% +/- 1, ya que en sus alzas de precios anualizadas muestra un 5.43% de encarecimiento, en el reporte del IPC al cierre de junio de 2024, en comparación con junio de 2023. Aclarando, el IPC es el eufemismo elegante con el que el Banco Central nombra a la inflación.

Incrementos de precios de este calibre pueden complicar el regreso a clases, en especial a los colegios privados, que tienen por tradición subir todos los años las cuotas de preinscripción, inscripción, reinscripción y las mensualidades. Los libros de texto, incluidos en este segmento, así como los útiles escolares, como los cuadernos, obligan a una cantidad considerable de familias a tomar préstamos personales o llevar al límite los salgos de las tarjetas de crédito.

Es diferente la historia con la inflación anualizada general, que el IPC del Banco Central cifra en 3.46%, casi dos puntos porcentuales por debajo de la inflación focalizada a la educación.

El víacrucis educativo es una tendencia que se ha mantenido, según los datos del IPC, por al menos cuatro años consecutivos, pero no ha sido tan severo como en junio de 2023. Al cierre de ese mes, el incremento de precios para los servicios educativos llegó al 7.92% en su dato anualizado, casi el doble de la inflación anualizada general en ese momento, de 4%.

Los precios de los servicios de educación en República Dominicana pueden ser altos por varias razones, tales como que las instituciones educativas que buscan mantener altos estándares de calidad suelen invertir significativamente en infraestructura, tecnología, materiales educativos y personal calificado. Estos costos se transfieren a los estudiantes a través de las matrículas y otros cargos.

Igualmente, la demanda de educación de calidad en el país puede superar la oferta disponible, lo que permite a las instituciones cobrar precios más altos; en consonancia conque la falta de subsidios gubernamentales adecuados para la educación privada y pública puede llevar a que las instituciones necesiten financiarse principalmente a través de las tarifas cobradas a los estudiantes.

Por otra parte, los costos administrativos y operacionales, incluyendo salarios, mantenimiento de instalaciones y servicios, pueden ser elevados y contribuyen a los altos precios de los servicios educativos; sin contar con el hechos de que las instituciones que ofrecen programas especializados o educación internacional pueden tener costos más altos asociados con la certificación y la calidad del programa.

Y claro, la inflación y otros factores económicos en República Dominicana también pueden influir en el aumento de los costos operativos de las instituciones educativas, lo que se refleja en los precios.

Junio de 2022 no hace más que confirmar la dura tendencia. El IPC para ese mes mostró un incremento anualizado de precios focalizado en servicios educativos de 4.86%; mientras que junio de 2021 exhibe un alza anualizada de precios en el “pan de la enseñanza” de 4.24%.

Si se buscan antecedentes sobre el retroceso en precios de servicios educativos, habría que remontarse a junio de 2020, cuando el IPC anualizado para este renglón fue de -7.77%, lo que puede explicarse con facilidad por los efectos de la pandencia del covid-19, donde incluso diversas instituciones educativas liberaron contenido académico con fines de que circulara libremente.