22 de julio de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Acuerdo entre Estados Unidos y México sobre acero y aluminio bloquea el paso a China

Estados Unidos y México lograron un nuevo acuerdo, a fin de evitar que China y otros países evadan aranceles estadounidenses para la importación de acero y aluminio.

“Hoy Estados Unidos y México anuncian importantes acciones conjuntas para prevenir la evasión arancelaria sobre el acero y el aluminio, así como fortalecer las cadenas de suministro de acero y aluminio de América del Norte”, adelantó el gobierno del presidente Joe Biden.

Los gobiernos del presidente Biden y del mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, lograron un acuerdo, luego de varios meses de negociaciones, tras quejas de EE.UU. en el marco del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC o USMCA).

La Administración Biden había impuesto nuevos aranceles al acero y aluminio a China, como parte de su estrategia de impulso a productos nacionales.

Estados Unidos implementará requisitos de fusión y vertido y de fundición, respectivamente, para las importaciones de acero y aluminio de México”, indican los lineamientos del acuerdo.

También los productos de Bielorrusia, Irán y Rusia también son parte del acuerdo.

“Según estos requisitos, para ingresar a los Estados Unidos libres de los aranceles de la Sección 232, las importaciones de acero de México deben ser fundidas y vertidas en México, Estados Unidos o Canadá, mientras que las importaciones de aluminio de México no deben contener aluminio primario fundido o fundido en Bielorrusia, China, Irán o Rusia”, se acota.

La Representante Comercial de EE.UU., Katherine Tai, celebró los acuerdos y defendió que las acciones protegerán los mercados mexicano y estadounidense.

El anuncio de hoy es una buena noticia para las industrias del acero y el aluminio de Estados Unidos y México, las comunidades que apoyan y, lo más importante, para nuestros trabajadores del acero y el aluminio”, dijo. “Estas acciones conjuntas con México ayudarán a garantizar la viabilidad a largo plazo de nuestras industrias del acero y el aluminio y la entereza de la integración del mercado del acero y el aluminio en América del Norte”.

La Administración Biden destaca que el acuerdo tiene una base en su estrategia de seguridad nacional, pero también en la protección de los trabajadores.

“Los trabajadores y las empresas estadounidenses (incluidas las de las industrias del acero y el aluminio) pueden superar a cualquiera, siempre que tengan una competencia justa, pero las políticas y prácticas fuera de mercado de la República Popular China (RPC) son todo, menos justas y han conducido a la crisis global de exceso de capacidad”, indica.