noviembre 24, 2020

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

ABINADER QUIERE EXTENDER EL METRO DE SANTO DOMINGO

El presidente Luis Abinader anunció ayer un Plan Nacional de Transporte Público Masivo en el Gran Santo Domingo y Santiago, que incluye la ampliación de las líneas 1 y 2 del metro; la construcción de la línea 3 que llegaría hasta el Aeropuerto Internacional de Las Américas y teleféricos y monorrieles, según lo que convenga en cada sector.

Explicó que para duplicar la capacidad de los trenes serán ampliados los andenes de las cinco terminales para colocar tres vagones adicionales a cada uno.

“Para ese plan de expansión de la línea 1 del metro, que significa las cinco estaciones que están en el aire en Villa Mella, así como la Línea 2, donde no hay que hacer obra de infraestructura solo comprar los vagones, ya hemos hablado con la Alianza Francesa de Desarrollo que lo está financiado, con una contrapartida del Gobierno”, dijo.

Informó que autorizó al director de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret), Rafa Santos Pérez, reanudar esos trabajos para que en 18 o 24 meses pueda duplicar la cantidad de pasajeros.

En cada vagón caben unos 500 pasajeros de manera holgada, por lo que cuando le aumenten tres el cupo podría ser de más de mil personas. Sobre la Línea 3, que llevaría al aeropuerto, recordó que está dentro del plan maestro del metro.

Los Alcarrizos. El Presidente dijo que en esta comunidad construirán un teleférico interno que irá desde el barrio Los Americanos hasta la entrada de la carretera Duarte, como ya estaba programado. Informó que estudian la posibilidad de construir un monorriel que podría ir desde el kilómetro 9 de la autopista Duarte.

Monoriel Santiago. Abinader dijo que desde la campaña explora una alternativa para el transporte masivo en Santiago e indicó que, de acuerdo con recomendaciones técnicas, el subsuelo de la ciudad no es favorable para un sistema de metro. Por ello, estudian un monorriel.

En metro y telérico. Abinader hizo los anuncios tras concluir un recorrido en la línea 1 del metro que inició a las 11:02 en la estación Máximo Gómez en el sector La Zurza, y que lo llevó hasta la ” Mamá Tingó”, Villa Mella.

Luego volvió en la misma línea, hasta la estación Juan Pablo Duarte, en el Centro Olímpico, donde hizo “transfer” y abordó la Línea 2 hasta la parada Eduardo Brito, subió al teleférico y volvió a la misma estación.
Allí ofreció la rueda de prensa a los periodistas que le acompañaron durante el recorrido en metro y lo esperaron a su regreso del teleférico, a las 12:02.

Tenía previsto terminar en la estación del kilómetro 9 de la autopista Duarte, pero no fue. En el lugar quedó esperando un equipo con un escenario preparado para la rueda de prensa y una presentación artística, según se informó.

No hay manera. Los periodistas que cubren la fuente del Palacio no saben qué hacer con el “atropello” de los responsables de prensa de la casa de Gobierno. Donde quiera que van pasan las de “caín” y el irrespeto no puede ser más.

Ayer casi tuvieron que amotinarse en la estación Máximo Gómez, a donde llegaron muy temprano para cubrir el recorrido al que les invitaron, que iniciaría a las 10:00 de la mañana pero comenzó a las 11:28.

Ante la inquietud que mostraban los periodistas al ver pasar las horas y ningún jefe de prensa de Palacio orientarlos, vino una primera orden y un seguridad nos condujo a la segunda planta de la estación para acomodarnos en un vagón del tren en el que el mandatario haría el recorrido y “evitar tumultos” cuando llegara.

De camino, fuimos interceptados por otro seguridad que dijo que no y tuvimos que volver a la primera planta, donde nuestra presencia molestaba donde quiera que nos acomodábamos, porque “entorpecíamos” el paso de usuarios

O todos o ninguno. En medio de la larga espera y el calor insoportable, corrió la voz entre la seguridad de que solo camarógrafos y fotógrafos irían con el presidente, lo que colmó la copa. Los ánimos caldeados y los periodistas con equipos (camarógrafos y fotógrafos) agrupados y acordonados que “o iban todos, o no iban ninguno”.

El revuelo parece haber llegado a oídos del director de Prensa de Palacio, Daniel García Archivald, quien cómodamente estaba bajo aire acondicionado en la oficina del director de la Opret, y desde allí tuvo que resolver el asunto y acceder a que los periodistas también hicieran el recorrido.

Además del director de la Opret, acompañaron al presidente el ministro de Defensa, teniente general Carlos Díaz Morales; el ministro administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza; y por supuesto, el director de Prensa.

A %d blogueros les gusta esto: