23 de junio de 2021

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

30 AÑOS A DOMINICANO POR GOLPEAR CHINO EN TIENDA DE SANTIAGO

El Tercer Tribunal Colegiado del distrito judicial de Santiago dictó 30 años de prisión  un hombre acusado de amarrar y golpear a tres ciudadanos de origen chino con los que trabajaba mientras perpetraba un robo a mano armada en una tienda propiedad de la víctima.

Jesús Rafael Batista, nombre del acusado, fue encontrado culpable por los jueces José Rafael De Asís, Alicia Guzmán y Deyanira Méndez por delitos de robo con violencia, nocturnidad en casa habitada, uso de armas, asociación de malhechores e incendio.

Los jueces dispusieron que Batista pague 5 millones de pesos de indemnización, junto a las costas civiles, además de la pena en prisión, que deberá cumplir en la Cárcel Departamental de San Francisco de Macorís.

De acuerdo al expediente depositado por la Fiscalía de Santiago, el hecho por el que se acusa a Batista sucedió la noche del  21 de febrero de 2018, cuando las víctimas Yun Lu, Zhongkai Lin y Yun He se encontraban laborando en su tienda en la Plaza Verano, en el centro de la ciudad de Santiago, acompañados por el imputado, quien era su empleado.

Esa noche cuando se dispusieron a cerrar el establecimiento, todos los empleados se habían retirado, pero una de las víctimas escuchó un ruido en el segundo nivel del edificio. Fue ahí cuando Batista los sorprendió con un arma de fuego, los ató de pies y manos, los golpeó varias veces en la cabeza, amenazándolos con matarlos si no entregaban la llave de la caja registradora.

El imputado, que actuó en compañía de un adolescente, sustrajo del negocio un millón de pesos, 30 mil dólares y otras monedas extranjeras, una laptop y tres teléfonos celulares.

Asimismo, tomó dos galones de un líquido presumiblemente acetona e incendió el segundo nivel, donde se había cámaras de seguridad y el servidor del sistema de la tienda. Finalmente, Batista con un cuchillo en la mano, volvió a amenazar a las víctimas, advirtiéndoles que si llamaban a la Policía, volvería al día siguiente y los mataría.