25 de febrero de 2024

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Lesbianas y trabajadoras sexuales se unen en demanda de reivindicaciones

Los términos “pájara” y “cuero” no las ofenden, las violaciones a sus derechos humanos y la exclusión, sí. Dos organizaciones de mujeres lesbianas y trabajadoras sexuales formalizaron la alianza “Memorias de nuestras luchas” para visibilizar sus vulnerabilidades ante una sociedad que las rechaza y así establecer la ruta de su reivindicación.

Con la consiga “el trabajo sexual es trabajo”, la Organización de Trabajadoras Sexuales (Otrasex) busca que la forma de ganarse la vida de sus afiliadas sea respetada y considerada un trabajo digno, tal como lo conciben.

A su vez, la Conexión Intercultural por el Bienestar y la Autonomía (La Ceiba) aboga por el pleno disfrute de los derechos de las mujeres lesbianas.

En un evento realizado este miércoles en el hotel Crowne Plaza, los colectivos sociabilizaron los resultados de un año de trabajo juntos. Cintia Navarro, de La Ceiba, explicó que ambas organizaciones crearon un espacio propicio para agrupar a su público objetivo: las lesbianas y las trabajadoras sexuales. Crearon convites, realizaron actividades de integración que sirvieron para compartir sus vivencias, identificar los problemas que más les afectan y establecer las vías para alcanzar el cumplimiento de sus reivindicaciones.

En el primer año abordaron temas como explotación sexual, racismo, trabajo sexual, maternidad, criminalización del trabajo sexual, cultura carcelaria, derecho al trabajo digno y bien remunerado, sexualidad libre y placer.

“Muchas de nuestras compañeras en los juntes hemos podido compartir nuestras experiencias, hablarlas, dialogarlas, porque no en todos los espacios podemos hablar de cómo hemos sido discriminadas por nuestra orientación sexual, violencia de familiares, de personas extrañas por vernos compartir con nuestra pareja en público…”, explicó Yamilex Martínez.  

En tal sentido, este miércoles pusieron en circulación el documento “Ruta de trabajadoras sexuales y pájaras con su misma voz”, texto donde ambas poblaciones establecen compromisos para actuar de forma conjunta ante los distintos tipos de violencia que persisten en la sociedad.

“La creación de redes de confianza y la colaboración es indispensable para amplificar la ponencia con la que respondemos a estas problemáticas. Apostamos a cambios colectivos y estructurales que estén dinamizados desde nuestros propios términos. Y donde nuestras sabidurías compartidas nos fortalezcan”, reza el documento

  • Los colectivos se mantienen trabajando en un mapeo de espacios públicos y privados donde no son rechazadas y pueden realizar sus actividades de integración y charlas. Además, están identificando casas para refugiar de manera temporal a afiliadas víctima de violencia por prejuicio.
  • Se comprometieron a defender la salud de las trabajadoras sexuales y lesbianas, así como sus derechos a la hora de demandar atención judicial y policial. Para eso, expusieron que necesitarán capacitar al personal de salud, policial y judicial sobre la violencia por prejuicio, quien son sus principales violadores de derechos.