enero 27, 2021

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

ESTADOS UNIDOS | Impeachment contra Trump: última hora

Operación Desalojar a Trump de la Casa Blanca

Dice Donald Trump que los intentos de los demócratas de destituirlo son algo así como “la mayor caza de brujas de la historia de Estados Unidos”. Que un posible impeachment contra su persona sería algo “muy peligroso” para su país y que el proceso opositor “está causando tremenda ira, división y dolor”. Mientras tanto, hay quien piensa que, después de lo ocurrido en el Capitolio, Trump tendría que ser inmediatamente desalojado de la Casa Blanca. Al fin y al cabo, estamos hablando de un presidente que tiene en sus manos el botón nuclear. Pero hasta el 20 de enero no tomará Joe Biden posesión de su cargo como nuevo presidente electo así que ¿cómo destituir a Trump de inmediato? El Partido Demócrata ya ha puesto en marcha una operación para que sea apartado del poder cuanto antes.

25ª Enmienda

Una vía rápida para destituir a Trump sería recurrir a la Vigésimo Quinta Enmienda. Este apartado de la Constitución estadounidense permite inhabilitar al presidente por estar “imposibilitado para ejercer los derechos y deberes de su cargo”.

Mike Pence, el vicepresidente que podria inhabilitar a Trump

La Vigésimo Quinta Enmienda podría ser activada por el vicepresidente Mike Pence, que presentaría un documento a las presidencias del Congreso (compuesto por la Cámara de Representantes y el Seando). Trump sería destituido fulminantemente. Pero sólo Mike Pence puede poner en marcha este mecanismo. El Partido Demócrata ya ha hecho la petición para que el vicepresidente aplique esta cláusula pero, de momento, Mike Pence no parece dispuesto a ello.

El origen de la Enmienda 25

La Vigésimo Quinta enmienda fue planteada tras el asesinato de John Fitzgerald Kennedy en 1963. Su vicepresidente, Lyndon B. Johnson, asumió el mandato pero se comprobó que había importantísimas lagunas legales sobre qué hacer cuándo un presidente faltaba o se hallaba imposibilitado. En 1965 se incorporó la Enmienda 25 a la Constitución y en 1967 fue ratificada por 38 estados.

La vía del impeachment

Si Mike Pence no accede a inhabilitar a Trump recurriendo a la Vigésimo Quinta Enmienda (tal y como le han exigido desde el Partido Demócrata), puede activarse desde el Congreso un proceso de impeachment, proceso por el cual las cámaras donde se reúnen los hombres y mujeres que representan a la democracia estadounidense pueden destituir al presidente. Ese mecanismo ya ha sido puesto en marcha por el Partido Demócrata.

Nancy Pelosi y el juicio al presidente

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sería protagonista de este proceso de impeachment, que se coordinaría con el Senado. Se trata de una especie de juicio al presidente de los Estados Unidos que puede acabar con su destitución si hay mayoría por parte de ambas cámaras. Pero el proceso es complejo y puede alargarse. De momento, en el escrito que los demócratas han presentado desde la Cámara de Representantes para iniciar el impeachment se acusa a Trump de “incitación a la insurrección”.

Nixon, el presidente que renunció

No es fácil que las dos cámaras del Congreso lleguen a poner en marcha un impeachment y mucho menos que concluya con la destitución del presidente de Estados Unidos. Bill Clinton se enfrentó a un impeachment y lo superó. Richard Nixon no necesitó de impeachment para presentar su dimisión por el caso Watergate. Es el único caso en la historia reciente de Estados Unidos en el que un presidente abandonó la Casa Blanca antes de finalizar su mandato.

Un peligro para la estabilidad de Estados Unidos

Los demócratas (e incluso algunos republicanos -hay representantes de ese partido que han pedido a Trump que dimita ya-) creen que el todavía presidente es un peligro para la estabilidad política de Estados Unidos y que lo ocurrido en el Capitolio puede repertirse de alguna otra manera.

Trump sigue con su agenda política

Porque Trump, además, no ha renunciado a seguir gobernando hasta el último minuto. Sin hacer caso a la tradición presidencial de no tomar decisiones de peso una vez conocido el resultado electoral, Trump continúa con su agenda. Lo último ha sido incluir a Cuba de nuevo en el listado de países que propician el terrorismo. Algo que suena más a los tiempos de la Guerra Fría que al clima geop0lítico actual pero que a cierto electorado conservador habrá agradado.

La posibilidad de autoindultarse

Según publicó The New York Times, Trump estaría, incluso, estudiando la posibilidad de concederse un indulto que le protegiese de posibles procesos penales tras su mandato. Un “autoindulto” de dudoso encaje legal. Suena raro pero Trump se ha demostrado capaz de superar toda línea roja.

La posición de Joe Biden

Las crónicas políticas que llegan desde Washington aseguran que Joe Biden duda de la eficacia del impeachment e, incluso, teme que este proceso acreciente la polarización que vive Estados Unidos. Biden es un moderado a quien le gustaría pasar página de la radicalización política de la era Trump. Pero en el Partido Demócrata hay un importantísimo sector que ve un verdadero peligro en dejar a Trump en la Casa Blanca aunque sólo sea los días que quedan hasta la ceremonia de juramento de Biden.

Nuevos disturbios

De hecho, hay serias sospechas sobre la posibilidad de que los disturbios que se vieron en el Capitolio vuelvan a repetirse. Se ha producido la detención de numerosos participantes en estos hechos pero la movilización extremista continúa a través de sus canales habituales (chats, Parler, etc).

¿El fin de la era Trump?

Así, en forma de grafiti, se ha dibujado en una pared de Gran Bretaña el final del mandato de Trump. ¿Será también su final político? Hay quien opina que sí, que tras el asalto al Capitolio está acabado y que, además, tal vez tenga que enfrentarse a juicios en los tribunales por la violencia que pudo haber provocado con sus acusaciones de fraude electoral. Sin embargo, otros analistas aseguran que el enorme caudal de votos logrado por Trump le coloca en una posición óptima para la supervivencia e, incluso, para regresar en la próxima pugna electoral. El tiempo dirá qué sucede con el magnate televisivo que logró asaltar la Casa Blanca.

A %d blogueros les gusta esto: