26 de septiembre de 2021

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Concluyó la primera reunión entre el gobierno de Joe Biden y China: ambas partes reconocieron un diálogo “duro” pero “constructivo”

Yang Jiechi, el más alto responsable para la diplomacia del Partido comunista chino, afirmó que “todavía hay divergencias importantes” tras el fin de los encuentros bilaterales en Alaska. Mientras que el secretario de Estado norteamericano Antony Blinken destacó “intereses que se cruzan”

Las primeras conversaciones formales entre el gobierno del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y el régimen de China fueron “duras” pero “constructivas”, dijeron este viernes ambas partes en medio de crecientes tensiones entre las dos superpotencias mundiales.

El diálogo fue “directo, constructivo y útil, aunque hay todavía divergencias importantes entre ambas partes”, indicó el más alto responsable del Partido comunista chino para la diplomacia, Yang Jiechi.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, consideró que si cada parte respeta los intereses y las preocupaciones de la otra el diálogo entre los dos países “siempre estaría abierto”, consignó la agencia china Xinhua.

Pero Wang, dijo, “dejó en claro a la parte estadounidense que la soberanía y la integridad territorial son cuestiones importantes de principio”.

Wang indicó que Washington no debe “subestimar la voluntad del pueblo chino de salvaguardar la dignidad nacional y los derechos e intereses legítimos”, indicó Xinhua

Por su parte, altos funcionarios estadounidenses señalaron que las conversaciones fueron “duras y directas”, pero que se encontraron algunas áreas donde los intereses de las superpotencias rivales coinciden.

IMAGEN DE ARCHIVO. Las banderas de Estados Unidos y China ondean fuera de un edificio de una empresa estadounidense en Beijing, Enero 21, 2021 (REUTERS/Tingshu Wang)

IMAGEN DE ARCHIVO. Las banderas de Estados Unidos y China ondean fuera de un edificio de una empresa estadounidense en Beijing, Enero 21, 2021 (REUTERS/Tingshu Wang)

La cita de alto nivel comenzó el jueves y concluyó este viernes en Anchorage, Alaska, luego de que los delegados de Washington y Beijing se criticaran mutuamente por acciones consideradas perturbadoras de la estabilidad mundial, en el primer encuentro entre representantes de ambos países desde la llegada al poder del presidente estadounidense Joe Biden el 20 de enero.

Después de sesiones el jueves y el viernes por la mañana, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo que Estados Unidos fue franco respecto de sus preocupaciones sobre la actitud de Beijing hacia Hong Kong y Taiwán y su accionar en el ciberespacio. El lado chino estuvo a la defensiva como se esperaba, dijo.

“Pero también pudimos tener una conversación muy sincera durante estas muchas horas sobre una agenda en expansión”, afirmó Blinken. Sobre Irán, sobre Corea del Norte, sobre Afganistán, sobre el clima, nuestros intereses se cruzan”, indicó. Las reuniones fueron fijadas como un intercambio de puntos de vista y no se esperaban acuerdos o pactos.

“Esperábamos tener conversaciones duras y directas sobre una amplia gama de temas, y eso es exactamente lo que tuvimos”, dijo el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan. “Tenemos las cosas claras al salir, y regresaremos a Washington para hacer un balance de dónde estamos”, dijo. “Continuaremos consultando con aliados y socios sobre el camino a seguir”, añadió Sullivan.

Las relaciones entre China y Estados Unidos se deterioraron de forma drástica durante la era del expresidente Donald Trump (2017-2021) con colisiones en planos como el comercial, el diplomático o el tecnológico, y aunque Biden ha prometido otro enfoque, su Gobierno no parece tener prisa por poner fin del todo a sus conflictos con Beijing.

El secretario de Estado norteamericano Antony Blinken (Frederic J. Brown/REUTERS)

El secretario de Estado norteamericano Antony Blinken (Frederic J. Brown/REUTERS)

Las dos superpotencias se han enfrentado cada vez más en una amplia gama de temas, desde la competencia geopolítica en el Pacífico occidental, el sudeste asiático y el Océano Índico, hasta las relaciones comerciales y el manejo del brote de covid-19, que China reportó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en diciembre de 2019.

Washington ha sido particularmente crítico con el creciente control político de China en Hong Kong, sus amenazas contra Taiwán y su maltrato a la gran minoría uigur, que los funcionarios estadounidenses denominan una política de “genocidio”.

“Mentalidad de la Guerra Fría”

Las conversaciones se iniciaron el jueves con arremetidas de ambas partes por los derechos humanos y la geopolítica.

Blinken acusó a China de acciones que “amenazan el orden basado en reglas que mantiene la estabilidad global”, unas declaraciones que Biden apoyó este viernes afirmando que está “orgulloso” de su secretario de Estado.

Yang respondió al lenguaje “condescendiente” de Blinken, acusándolo de hacer una demostración de fuerza para la tribuna.

El responsable del Partido Comunista de China (PCCh) para Asuntos Exteriores, Yang Jiechi (EFE/EPA/Andrea Verdelli / Archivo)

El responsable del Partido Comunista de China (PCCh) para Asuntos Exteriores, Yang Jiechi (EFE/EPA/Andrea Verdelli / Archivo)

“Cuando entré en esta sala, debería haberle recordado a la parte estadounidense que preste atención a su tono en nuestros respectivos comentarios de apertura, pero no lo hice”, dijo Yang, según una traducción de Estados Unidos de su discurso en chino.

Sullivan dijo que Estados Unidos no quería conflictos, pero saludaba “una dura competencia”.

Yang le pidió “abandonar la mentalidad de la Guerra Fría” y dijo que Beijing no quería “ningún enfrentamiento, ningún conflicto”.

La parte china rechazó la afirmación de Blinken de que su discusión con “casi un centenar de homólogos” en todo el mundo mostró que la mayoría apreciaba el papel global de Estados Unidos y tenía “profunda preocupación” por el comportamiento de Beijing.

“Entre nuestros dos países hemos tenido enfrentamientos en el pasado y el resultado no le sirvió a Estados Unidos”, respondió Yang.

Beijing acusó a Washington de un enfoque agresivo y poco diplomático al recibir a sus invitados en Alaska.

“Cuando la delegación china llegó a Anchorage, sus corazones estaban helados por el frío penetrante, así como la recepción por parte de su anfitrión estadounidense”, dijo el viernes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian.