enero 26, 2021

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Trump hace una solicitud a Biden durante su última visita al muro fronterizo

El presidente saliente, Donald Trump, pronosticó este martes una “calamidad absoluta” para la seguridad y la salud pública del país si el mandatario electo, Joe Biden, revierte sus políticas migratorias y no sigue construyendo el muro con México.

En la última visita de su Presidencia al muro fronterizo, su promesa electoral estrella, Trump defendió su política migratoria y confió en que Biden, que llegará al poder el próximo día 20, no cumpla su compromiso de revertirla.

“Si se revierten nuestras medidas en la frontera, se desatará un maremoto de inmigración ilegal, una ola como la que nunca hemos visto, y puedo decirles que ya están empezando a venir olas desde una distancia de 2,000 y 1,000 y 500 millas, vemos que vienen“, dijo Trump desde la localidad fronteriza de Álamo (Texas).

“Eso será una calamidad absoluta para la seguridad nacional, la seguridad pública y la salud pública. Destruirá millones y millones de empleos y se llevará miles de vidas inocentes“, añadió Trump, en términos hiperbólicos.

El presidente saliente recuperaba así su habitual mensaje que equipara a todos los inmigrantes indocumentados con criminales, sin matices, y su argumento de que sus políticas para restringir el asilo han permitido contener la expansión de la covid-19, a pesar de que su país es el que tiene más contagios y muertes del mundo.

“Tenemos áreas de la frontera que están en muy buena forma, pero en el otro lado, en México, están sufriendo mucho con el virus”, afirmó el mandatario saliente.

Por eso, Trump pidió mantener en pie una orden sobre la frontera que emitieron este año los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) debido a la pandemia, y en la que se basan ahora los agentes migratorios del país para enviar a México a más del 90% de quienes cruzan ilegalmente la frontera.

También instó a Biden a mantener en pie los acuerdos de “tercer país seguro”, que Trump ha firmado con Guatemala, Honduras y El Salvador y que permiten a EE.UU. deportar a los refugiados que llegan a su territorio y no han pedido asilo en el primer país que pisaron al salir de su nación de origen.

“Qué desastroso sería si los eliminan, he oído que lo están pensando. Espero que no lo hagan, sería un despropósito absoluto para nuestro país”, subrayó Trump.

Las dificultades para Biden

En una entrevista en diciembre, dos asesores de Biden dijeron que el mandatario electo trabajará para “anular rápidamente” esos acuerdos con los países del triángulo norte de Centroamérica.

Esos asesores de Biden -los de política nacional y seguridad nacional, Susan Rice y Jake Sullivan, respectivamente- advirtieron, sin embargo, que el presidente electo tardará “meses” en eliminar las restricciones al asilo creadas por Trump, e insinuaron que no retirará de inmediato la medida del CDC que permite las deportaciones exprés debido a la pandemia.

El propio Biden reconoció después que no va a parar “inmediatamente el (sistema de) acceso al asilo tal y como se ejecuta ahora”, porque eso llevaría a una avalancha de “2 millones de personas a la frontera”.

A %d blogueros les gusta esto: