octubre 23, 2020

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Hay 8 millones nuevos pobres en EE.UU. en los últimos meses

Ocho millones de estadounidenses han caído en la pobreza como resultado directo de perder los cheques semanales de desempleo de $600 dólares suplementarios del primer paquete de estímulo COVID-19 aprobado por el Congreso en la primavera, informó un estudio realizado por la Universidad de Columbia (NYC).

Los cheques expiraron en julio, enviando a millones de estadounidenses de nuevo a la pobreza y sin muchas esperanzas en el horizonte, ya que el Congreso aún no ha aceptado un nuevo paquete de estímulo.

“Estamos hablando de familias que no pueden permitirse poner comida en la mesa“, comentó a Fox News Zachary Parolin, investigador social y de pobreza de la Universidad de Columbia. “Estamos hablando de familias que ahora están un paso más cerca de no poder pagar el alquiler a fin de mes y potencialmente enfrentar la amenaza de desalojo”.

“Especialmente para los negros y aquellos con un nivel de educación secundaria o menor que probablemente hayan tenido trabajos que desaparecieron”, apuntó el Dr. Bruce Meyer, economista de la Universidad de Chicago. “También está claro que la pobreza aumentó bastante para los niños”.

Una alta tasa de pobreza también es un lastre para la economía en su conjunto. “Si quiere una rápida recuperación económica, si quiere que los cheques de pago aumenten, entonces necesitamos más gente gastando dinero en la economía”, agregó Parolin.

La conclusión obvia inmediata, dicen los expertos, es que si el gobierno federal no aprueba otro proyecto de ley de rescate, la tasa de pobreza seguirá aumentando a un ritmo acelerado.

WASHINGTON – Después de que una ambiciosa expansión de la red de seguridad en la primavera salvó a millones de personas de la pobreza, la ayuda ahora se ha agotado en gran medida y la pobreza ha vuelto a niveles más altos que antes de la crisis del coronavirus, encontraron dos nuevos estudios.

El número de personas pobres ha aumentado en ocho millones desde mayo, según investigadores de la Universidad de Columbia, después de caer en cuatro millones al comienzo de la pandemia como resultado de un paquete de emergencia de 2 billones de dólares conocido como Cares Act.

Usando una definición diferente de pobreza, investigadores de la Universidad de Chicago y Notre Dame encontraron que la pobreza ha crecido en seis millones de personas en los últimos tres meses, y que las circunstancias han empeorado más para las personas negras y los niños.

“Estas cifras son muy preocupantes”, dijo Bruce D. Meyer, economista de la Universidad de Chicago y autor del estudio. “Nos dicen que la gente tiene más problemas para pagar sus facturas, pagar el alquiler, poner comida en la mesa”.

Subrayando esas preocupaciones, el Departamento de Trabajo informó el jueves que unas 886.000 personas presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo la semana pasada, un aumento de casi 77.000, o un 9,5 por ciento, con respecto a la semana anterior. Ajustado por variaciones estacionales, el total fue de 898.000.

El reciente aumento de la pobreza se ha producido a pesar de la mejora del mercado laboral desde mayo, una indicación de que la economía se había recuperado demasiado lentamente para compensar los beneficios perdidos. Y ahora la economía está mostrando nuevos signos de desaceleración, en medio de despidos, un aumento en los casos de coronavirus y conversaciones estancadas en Washington sobre nuevos estímulos.

La Cámara Demócrata aprobó dos veces paquetes multimillonarios para brindar más ayuda y estimular la economía, pero los miembros de un Senado republicano dividido, cuestionando el costo y la necesidad, han propuesto planes más pequeños.

El presidente Trump ha exigido alternativamente que el Congreso “haga lo grande” antes de las elecciones y canceló las negociaciones . El jueves, señaló que estaba listo para aumentar el tamaño de las ofertas anteriores de la Casa Blanca, para acomodar a los demócratas, solo para ser rechazado horas después por el senador Mitch McConnell, republicano de Kentucky y líder de la mayoría.

La Ley de Cuidados incluyó pagos únicos para la mayoría de los hogares ($ 1,200 por adulto y $ 500 por niño) y una gran expansión del seguro de desempleo.

Esa expansión al menos duplicó la proporción de trabajadores desempleados que reciben cheques, estimaron los investigadores, al incluir a los trabajadores autónomos y los autónomos hasta diciembre. Además, agregó $ 600 a la ayuda semanal hasta julio, casi triplicando el beneficio promedio . Para aproximadamente dos tercios de los beneficiarios, los cheques reforzados reemplazaron con creces sus salarios perdidos.

En su apogeo en mayo, la ayuda mantuvo a más de 18 millones de personas de la pobreza, encontraron los investigadores de Columbia. Pero para septiembre, ese número se había reducido a unos cuatro millones.

“La Ley Cares fue inusualmente exitosa, pero ahora se ha ido y mucha más gente es pobre”, dijo Zachary Parolin, autor del análisis de Columbia.

Si bien el modelo de Columbia mostró una mejora en septiembre, los analistas de Chicago y Notre Dame encontraron que la pobreza continuó creciendo.

La evidencia de una mayor necesidad se produce cuando el Congreso sigue estancado en las propuestas para proporcionar más ayuda.
La evidencia de una mayor necesidad se produce cuando el Congreso sigue estancado en las propuestas para proporcionar más ayuda.Crédito…Erin Scott para The New York Times

Entre los que atraviesan nuevas dificultades se encuentra Kristin Jeffcoat, de 24 años, que está criando a tres hijos en Camptonville, California, una aldea a unas 80 millas al norte de Sacramento. Cuando las escuelas cerraron la primavera pasada, la Sra. Jeffcoat, una compradora de Instacart, se quedó en casa para vigilarlos. Luego, su esposo fue despedido de trabajos de jardinería.

La red de seguridad ampliada inicialmente los atrapó: juntos, recibieron más de $ 1,500 a la semana en beneficios por desempleo, lo que excedió sus salarios perdidos. También recibieron un cheque de estímulo de 3.900 dólares, que utilizaron para pagar tres meses de alquiler por adelantado. Pero desde que la bonificación por desempleo terminó en julio, sus ingresos en efectivo han caído casi un 80 por ciento.

ANUNCIOContinuar leyendo la historia principalhttps://3ef3276e464f8012ea8408cef7b1eb8b.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Ahora que viven con $ 350 a la semana más cupones de alimentos, la Sra. Jeffcoat y su esposo se han quedado sin electricidad porque no pueden pagar el combustible del generador (su casa está desconectada de la red eléctrica) y han pasado semanas sin propano para cocinar y duchas calientes. “Nos quedamos con las comidas frías, los cereales”, dijo.INFORME ESCOLAR SOBRE EL CORONAVIRUS : ha vuelto a la escuela, ¿o no?Regístrate

Para alimentar a los niños, la Sra. Jeffcoat dijo que a veces se salta las comidas, especialmente al final del mes cuando se agotan los cupones de alimentos. Su esposo vendió sus herramientas para comprar pañales y la Sra. Jeffcoat intentó vender sus óvulos a una clínica de fertilidad, pero no calificó médicamente. Peor que las dificultades físicas es la preocupación.

“Definitivamente me he encontrado sintiéndome un poco más ansiosa, más ágil con los niños”, dijo Jeffcoat.

La volatilidad de los ingresos es especialmente difícil para las familias de bajos ingresos, que carecen de los ahorros o del crédito para mantener pagadas las facturas básicas. Actúa como una especie de impuesto invisible, medido en unidades tan variadas como recargos por mora, estrés tóxico y peores resultados escolares para los niños . “La falta de previsibilidad tiene todo tipo de consecuencias negativas”, dijo Bradley L. Hardy, economista de la American University, quien señala que las recientes fluctuaciones en los beneficios amplifican los giros económicos.

La expansión de la ayuda no llegó a todos. Aproximadamente un tercio de los desempleados aún no reciben cheques de desempleo, estimaron los analistas de Columbia. Algunas personas desempleadas no saben que pueden presentar una solicitud y muchas se enfrentan a trámites burocráticos. Los trabajadores indocumentados están descalificados de la ayuda por desempleo y nadie en sus hogares puede obtener cheques de estímulo, incluidos cónyuges y millones de niños estadounidenses.

Entre las personas elegibles para los controles de estímulo, alrededor del 30 por ciento no los recibió, estiman los investigadores de Columbia. Si bien la mayoría de las familias los recibieron automáticamente, aquellos que eran demasiado pobres para haber presentado declaraciones de impuestos tenían que solicitarlos.

Aún así, los admiradores de la Ley Cares dicen que su éxito en la reducción de la pobreza, en medio de un colapso económico, muestra los beneficios de una red de seguridad sólida. “No fue perfecto, pero sin duda es lo más exitoso que hemos hecho para superar las dificultades”, dijo H. Luke Shaefer, investigador de la pobreza en la Universidad de Michigan.

Los miembros de ambos grupos de investigación dijeron que el aumento de la pobreza mostraba la necesidad de una nueva ronda de ayuda. “Es realmente importante que restauremos algunos de los beneficios perdidos”, dijo el Sr. Meyer, quien también está afiliado al conservador American Enterprise Institute.

Su conclusión de que la pobreza está aumentando puede llamar la atención porque es un crítico de las estadísticas de pobreza del gobierno y dice que exageran el número de personas pobres al no medir completamente los recursos que reciben los hogares de menores ingresos.

Pero algunos detractores de una mayor asistencia argumentan que ha desanimado a la gente a trabajar.

“Hay muchas oportunidades a las que no se accede, tenemos que hacer que la gente vuelva a trabajar”, ​​dijo Jason Turner, que dirige el Grupo de Innovación de Secretarios, que asesora a funcionarios estatales conservadores sobre políticas de ayuda. “No estoy tan alarmado por la pobreza como por el desempleo. La pobreza es un umbral de ingresos arbitrario, y las personas que caen por debajo de él hacen ajustes. Si no está trabajando en absoluto, es un gran problema. La salud física y mental disminuye, el abuso de sustancias aumenta “.

Dada la magnitud de la crisis, el aumento de la pobreza desde enero – alrededor del 8 por ciento según el recuento de Columbia – fue una “cantidad modesta”, dijo Turner.

Según la medida más completa del gobierno, una familia de cuatro en una ciudad típica se considera pobre si su ingreso anual cae por debajo de los $ 28,170.

La crisis está golpeando especialmente a las minorías, preservando o incluso profundizando las grandes brechas de pobreza que precedieron a la pandemia. Los analistas de Chicago y Notre Dame (incluidos James X. Sullivan y Jeehoon Han) encontraron que la pobreza entre los negros aumentaba a un ritmo especialmente rápido, en un momento de protestas generalizadas por la desigualdad racial.

Los negros y los latinos tienen más del doble de probabilidades que los blancos de ser pobres, muestran los nuevos datos. Ambos grupos minoritarios trabajan de manera desproporcionada en industrias fuertemente golpeadas por la recesión y pueden enfrentar barreras a la ayuda. Los negros viven de manera desproporcionada en los estados del sur con bajos beneficios, y algunos latinos son descalificados porque carecen de estatus legal.

Ambos estudios también encontraron que la pobreza infantil está aumentando a un ritmo rápido, con 2,5 millones de niños adicionales que caen por debajo del umbral de pobreza desde mayo. Las investigaciones muestran que incluso las estancias breves en la pobreza pueden causar daños duraderos a los niños.

Jenny Santiago, una madre soltera de Pontiac, Michigan, teme que el empeoramiento de las finanzas de su hogar cree un nuevo peligro para sus cuatro hijos, de 8 a 13 años. Conductora de servicios de comida para llevar, la Sra. Santiago dejó el trabajo cuando las escuelas cerraron en marzo para cuidarla. niños. El cheque de estímulo y el bono de desempleo de $ 600 proporcionaron “una buena cantidad” de ayuda, dijo, “pero no duró para siempre”.

Ahora que sus ingresos se han reducido, recorta sus comidas para alimentar a los niños y su casero está tratando de desalojarla. Pero no puede trabajar sin una guardería y sus hijos sienten su ansiedad. “Da miedo”, dijo Santiago. “Tengo que mantener un techo sobre su cabeza. Saben cuando estoy estresado “.

Ambos estudios mostraron que la pobreza comenzó a aumentar antes de que expirara la bonificación por desempleo en julio, lo que sugiere que los controles de estímulo, que llegaron antes, jugaron un papel importante.

Los optimistas podrían notar que el estudio de Columbia mostró que la pobreza disminuyó en septiembre. Eso podría ser una señal de que las dificultades están disminuyendo. Pero el Sr. Parolin, el investigador de Columbia, dijo que “no haría demasiado en una tendencia de un mes” cuando los niveles permanecen elevados. Y el estudio de Chicago-Notre Dame encontró que la pobreza en septiembre continuó creciendo.

Oficialmente, el gobierno mide la pobreza anualmente y publica sus estimaciones en mora; la tasa de este año no se dará a conocer hasta el próximo otoño. Para proporcionar a los responsables de la formulación de políticas información más oportuna, ambos equipos utilizan datos del censo mensual para proyectar tendencias más actualizadas.

El enfoque Chicago-Notre Dame cuenta los 12 meses más recientes de ingresos, preservando el marco de tiempo anualizado. Los investigadores de Columbia consideran los ingresos de cada mes por separado, lo que lo hace más oportuno, pero ignora los cheques de pago y la ayuda anteriores. (Los investigadores incluyen a Megan A. Curran, Jordan Matsudaira, Jane Waldfogel y Christopher Wimer).

Aún así, las historias que cuentan son consistentes. “La Ley Cares fue muy exitosa”, dijo Wimer. “Pero una de sus deficiencias fue su carácter temporal”.

A %d blogueros les gusta esto: