8 de marzo de 2021

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Exigen un plan de vacunación de presos ante el peligroso brote de COVID-19 en 14 cárceles de Nueva York

Cuando el COVID-19 en las cárceles de Nueva York no dejan de castigar con fuerza a sus internos y las autoridades de Salud están ‘encerrados’ por la baja disponibilidad de la vacuna, más de 200 organizaciones que luchan por los derechos de la población carcelaria y centros de detención de ‘La Migra‘ urgen promover una ruta urgente de justicia que incluye un plan de inmunización, y una serie de reformas para la libertad condicional y terminar con prácticas como el confinamiento solitario.

Más de 5,500 neoyorquinos encarcelados en prisiones estatales han dado positivo en coronavirus, lo que significa que casi el 16% de los neoyorquinos tras las rejas han sido infectados, aseguran portavoces del ‘Center for Comunities Alternatives’ (CCA).

“Al menos 32 de los privados de libertad han muerto. Actualmente hay brotes del virus en las instalaciones correccionales de por lo menos 14 centros penitenciarios ”, destacó el líder de CCA, Marvin Mayfield en una conferencia virtual realizada este jueves en donde asambleístas y senadores estatales compartieron detalles de sus visitas a algunas de estas prisiones.

“Vimos de cerca la crueldad, lo inhumano del sistema, de personas sometidas al confinamiento solitario por semanas. Es brutal, pero lo más impactante, es que no es ilegal. Por eso debemos luchar en cambiar las leyes. Es un problema político”, reaccionó la senadora Julia Salazar del Distrito 18 de Brooklyn, quien visitó el correccional Fishkill, ubicado a unas 60 millas al norte de la Gran Manzana.

Apuran un plan y nuevas leyes

Un grupo de legisladores de Albany al monitorear varios centros penitenciarios en todo el estado durante un mes, no solo exigen apurar a las autoridades de salud en el acceso a las vacunas contra el COVID-19 para los neoyorquinos encarcelados, sino la aprobación de un paquete de anteproyectos de ley que promulgarían una reforma al sistema de libertad condicional, borraría del mapa la aplicación de castigos y garantizaría que la vida “sea más fácil” para los liberados.

Al reseñar su visita a la Instalación Correccional del Condado de Orange, la senadora colombo-estadounidense Jessica Ramos, que representa a Queens, aclaró que aunque encontró áreas limpias y desinfectadas, se pudo observar una aplicación casi nula de pruebas periódicas de COVID-19, tanto para el personal como para los internos”.

“El reto es tener una estrategia de vacunación urgente para esta población y que aceleremos la reforma del sistema penal. No debemos esperar más tragedias”, argumentó Ramos.

Aunque el gobernador Andrew Cuomo incluyó en el plan de inmunización contra el coronavirus a los neoyorquinos privados de libertad que tienen 65 años o más, o están ‘médicamente frágiles’, las organizaciones siguen presionando para que el 100% de la población de estos entornos, en donde es casi imposible mantener el distanciamiento social, sean incluidos en la primera etapa de la vacunación.

La asambleísta Anna Kelles, quien recorrió algunas áreas de la prisión de Auburn, alejada a 260 millas de la ciudad de Nueva York, compartió algunas estadísticas: había 1,300 personas encarceladas allí. El 70% son personas de color. El 40% están cumpliendo cadena perpetua. Había 65 personas en confinamiento solitario, 23 horas al día.

“The #JusticeRoadmap needs to be passed now. We shouldn’t wait for further tragedies. The best way we can begin to redeem ourselves as a state is by passing this package of bills.”

— Senator @jessicaramos who visited the Orange County Jail & ICE detention center pic.twitter.com/7Osgd2zW6a

— Center for Community Alternatives (@CCA_NY) February 18, 2021

Presos durante la pandemia

Otras coaliciones como Alliance of Families for Justice (AFJ), que ha estado luchando en primera línea por los derechos de las personas encarceladas y sus familias desde 2016,  están presionando también por nuevos protocolos contra esta crisis de salud en el sistema penitenciario del estado de Nueva York.

“La respuesta del gobernador Cuomo y del Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria (DOCCS), que supervisa las 52 instalaciones penitenciarias que albergan a 33,393 personas encarceladas, ha sido débil, opaca e inhumana”, destacó Soffiyah Elijah, directora ejecutiva de AFJ, en un comunicado.

Ha pasado casi un año desde el inicio de la pandemia y durante todo ese tiempo varias coaliciones, han solicitado que se apliquen políticas de emergencia como indultos judiciales, para liberar al mayor número de personas vulnerables, especialmente de la tercera edad.

“Como era de esperar, el virus se propagó por todo el sistema penitenciario de Nueva York con resultados dolorosos. Justo antes de la Navidad de 2020, todas las prisiones de Nueva York se cerraron a las visitas familiares, con todo lo que eso implica. La respuesta durante la pandemia han sido más castigos, más lentitud procesal y confinamiento solitario durante semanas y meses seguidos”, concluye AFJ en un informe compartido a los medios.

En efecto, el senador puertorriqueño del Distrito 33 de El BronxGustavo Rivera, narró que en su visita a un centro de prisión en Hudson Valley conversó con un interno que había ido a seis juntas de libertad condicional, sin ningún avance en su caso.

“Tenemos un sistema centrado estrictamente en el castigo. Es por eso que todas y cada una de las reformas deben avanzar. Es un tema humano”, puntualizó.

“I spoke with a gentleman who had gone to 6 parole boards. We still have a system focused strictly on punishment. That’s why every single bill in the #JusticeRoadmap is so damn important.”

— @NYSenatorRivera pic.twitter.com/6uiPbAL4OS

— Center for Community Alternatives (@CCA_NY) February 18, 2021

DOCCS: Cerrarán más cárceles

De acuerdo con la propuesta del presupuesto ejecutivo 2021-22 de la Gobernación de Nueva York se incluye una legislación que le permitiría cerrar las instalaciones correccionales siempre y cuando notifique a los líderes legislativos estatales, al menos 90 días antes de los cierres. Según la ley estatal existente, existe un requisito de notificación de un año.

Anthony Annucci, el comisionado interino del Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria (DOCCS), testificó en una audiencia sobre el presupuesto estatal este miércoles y mencionó brevemente el plan del Gobernador de cerrar más cárceles estatales.

“Basado en la continua disminución de la población encarcelada, anticipamos cierres de instalaciones adicionales en los próximos dos años fiscales“, explicó.

El balance de Annucci sostiene que desde que Cuomo asumió el cargo en 2011, han cerrado 18 cárceles estatales.

Además destacó que al 1 de febrero, hay 33,376 personas encarceladas en las 52 prisiones estatales de Nueva York, lo cual se traduce en que la población ha disminuido en un 54.1% desde 1999 cuando había 72,649 reclusos en el sistema penitenciario.

Al ser consultado en sesiones anteriores sobre los protocolos para prevenir el COVID-19 en las prisiones a su cargo, el funcionario estatal ha concluido que Nueva York  “ha sido un modelo a nivel nacional de control del COVID-19 dentro de los centros correccionales. Con una de las tasas más bajas de mortalidad”.

¿Cuáles son las reformas que se esperan?

  • Libertad condicional justa y oportuna: aplicable a todas las personas en prisión que no representen un riesgo claro de violar la ley y un peligro para las comunidades. También implicaría la revisión de condenas que equivalen a la muerte por encarcelamiento, las cuales no consideran los cambios que una persona pueda tener en el tiempo.
  • Revisión de condenas a mayores de 55 años: Se propone aborda estas sentencias “inhumanas” al permitir que las personas en el estado de Nueva York que tengan esta edad y hayan cumplido 15 años continuos en prisión o más, puedan ser considerados para libertad condicional, independientemente de su delito o sentencia.
  • Eliminación de antecedentes penales: A criterio de los reformistas incluso después de que una persona completa una condena, el sistema actual de Nueva York continúa castigándolos con barreras al acceso a vivienda y empleo. También un anteproyecto propone opciones para buscar alivios posteriores a la condena por delitos que han sido despenalizados.
  • Prohibición de HALT: Se refiere a borrar las prácticas de confinamiento o castigo solitario a internos por actos de “mala conducta”.
  • 23% de la población carcelaria de NY es de origen hispano de acuerdo con las tendencias de los últimos 5 años.
  • 15% de los hispanos que pagan condenas en centros de corrección de NY son mayores de 55 años.
  • 30% ha disminuido la población penitenciaria en NY en los últimos 20 años.
  • 4,022 internos son elegibles para la libertad condicional de acuerdo con los balances de organizaciones actualizados hace dos meses.
  • 3,305 personas estás tras las rejas por violación de la libertad condicional técnica.
  • 8,291 reclusos de de NY tiene más de 55 años.
A %d blogueros les gusta esto: