9 de diciembre de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Wall Street registró su mejor día en varios meses y comenzó octubre con un fuerte rebote

Wall Street registró su mejor día desde finales de julio, ya que la caída de los rendimientos de los bonos alivió parte de la presión que ha golpeado a los mercados. El Dow Jones cerró 2,7% arriba, mientras que el Nasdaq subió 2,3% y el índice de referencia, el S&P 500, creció 2,6 por ciento.

Los rendimientos del Tesoro cayeron después de que un informe sobre la fabricación de Estados Unidos fuera más débil de lo esperado. Esto podría significar que la Reserva Federal no tendrá que ser tan agresiva a la hora de subir los tipos de interés para reducir la alta inflación que está dañando las finanzas de los hogares, pero los analistas aún ven muchas más turbulencias por delante.

Un par de informes sobre el sector manufacturero estadounidense fueron más débiles de lo esperado. También lo fueron los datos sobre el gasto en construcción en todo el país. Aunque esto puede parecer desalentador, podría significar que la Reserva Federal no tendrá que ser tan agresiva a la hora de subir los tipos de interés para combatir la elevada inflación que está dañando las finanzas de los hogares.

Al subir los tipos, la Reserva Federal está encareciendo la compra de una casa, un coche o cualquier otra cosa adquirida a crédito. La esperanza es ralentizar la economía lo suficiente como para privar a la inflación de las compras necesarias para que los precios sigan subiendo tan rápidamente. Pero la Reserva Federal también corre el riesgo de provocar una recesión si va demasiado lejos.

La Reserva Federal ya ha retirado su tipo de interés clave a un día y lo ha situado entre el 3% y el 3,25%, frente a un nivel prácticamente nulo en marzo. La mayoría de los operadores esperan que suba más de un punto porcentual a principios del próximo año.

El rendimiento del Tesoro a dos años, que sigue más de cerca las expectativas de la acción de la Reserva Federal, cayó al 4,11% desde el 4,27% tras los informes económicos más débiles de lo esperado.

Además de las acciones, los tipos más bajos también impulsan los precios de todo, desde las criptodivisas hasta el oro, que de repente puede parecer un poco más atractivo cuando los bonos están pagando menos en ingresos.

Sin embargo, las corrientes cruzadas siguen recorriendo los mercados y los analistas esperan que continúen las fuertes oscilaciones de los precios.

Los precios del crudo subieron el lunes ante la especulación de que los grandes países productores de petróleo podrían anunciar pronto recortes de la producción. Esto añade una presión al alza sobre la inflación.

El viernes podrían llegar más turbulencias para los mercados, cuando se conozca la última actualización del mercado laboral estadounidense. Junto con sus informes sobre la inflación, el informe mensual sobre el empleo del gobierno estadounidense ha sido uno de los datos más esperados en Wall Street.

Será el último informe sobre el empleo antes de que la Reserva Federal tome su próxima decisión sobre los tipos de interés, prevista para el 2 de noviembre, y una fortaleza continuada daría al banco central más razones para seguir subiendo. Los operadores afirman que lo más probable es que se produzca una cuarta subida consecutiva de nada menos que tres cuartos de punto porcentual, el triple de lo habitual.

Para que los mercados hagan un movimiento significativo al alza, muchos inversores dicen que necesitan ver una ruptura en la inflación que haga que la Fed abandone su agresiva trayectoria.

Estas esperanzas de un “pivote” de la Fed por parte de los inversores han resurgido repetidamente durante el año pasado, sólo para ser derribadas por nuevas aceleraciones de la inflación.

Pero con la tensión que se está creando en los mercados financieros a medida que los bancos centrales de todo el mundo suben los tipos de forma concertada, las condiciones han llegado “a la zona de peligro en la que ocurren ‘cosas malas’”, según Michael Wilson, estratega de renta variable de Morgan Stanley.

Eso podría hacer que la Fed parpadeara en algún momento. El problema, según Wilson, es que otra fuerza que pesa sobre los mercados podría pasar pronto a primer plano: el debilitamiento de los beneficios empresariales.

Un conjunto de retos, desde los tipos de interés más altos hasta el valor creciente del dólar, puede estar preparando las cosas para “el tren de carga de la recesión de beneficios que se avecina”, escribió en un informe. Las empresas se están preparando para informar en las próximas semanas de cómo les ha ido durante el verano, y los analistas han rebajado sus expectativas.

Administrador