17 de mayo de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Quiénes eran los Reyes Magos y dónde se originó la tradición

En gran parte de Iberoamérica, la noche del 5 de enero representa la culminación de las fiestas decembrinas, pues llegan los Reyes Magos a dejar regalos a los niños mientras duermen.

Aunque la tradición se ha mezclado con la presencia de Santa Claus, se mantiene firme y, en muchos países, sigue siendo predominante, por lo que genera una gran ilusión en todos los pequeños que les escriben cartas con sus deseos y peticiones. Pero, ¿quiénes fueron los Reyes Magos?

¿Cómo llegaron a ser Melchor, Gaspar y Baltasar?

Los personajes son mencionados en el Evangelio según San Mateo en el relato del nacimiento de Jesús, en Belén que, como parte de una profecía, se reveló en los astros a unos “magos” de Oriente.

“Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: ‘¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle.’”

Según el Evangelio, cuando los magos encontraron al niño, guiados por la estrella que se posó dónde había nacido, lo adoraron y “abrieron sus cofres” para ofrecerle oro, el metal de los reyes; incienso, que aludía a su divinidad; y mirra, que pronosticaba los dolores que iba a padecer.

Sin embargo, el texto evangélico no menciona que fueran reyes, ni que se tratara sólo de tres o siquiera sus nombres. Su descripción aparece más bien en los Evangelios conocidos como Apócrifos, mientras que el número tiene que ver más con el símbolo de la Trinidad o con los regalos que le llevaron.

El nombre de los magos se conoció en la Edad Media, según se lee en testimonios escritos y artísticos que se encuentran en la Biblioteca Nacional de España, en concreto, en el Auto de los Reyes Magos, una de las piezas excepcionales de la literatura española del sigo XII.

En éste, que es el texto teatral más antiguo que se conoce en lengua castellana, aparecen Melchor, Gaspar y Baltasar, aunque, en lugar de ser definidos como “reyes”, se les llama astrólogos.

Después, su imagen fue representada en un famoso mosaico de la Basílica de San Apolinar el Nuevo, en Ravena, Italia. En ese tiempo, el siglo VI, ya se creía en su poder de protección, contra algunas enfermedades, como la epilepsia y en algunos lugares de Europa, el 6 de enero se escribían las iniciales GBM en las puertas de las casas para salvaguardarse del ataque de demonios y Brujas. Era la Edad Media.

Ya en el Renacimiento, artistas como Rubens, El Bosco, El Greco y Velázquez vieron en los Reyes Magos la inspiración para algunas de sus obras, representándolos con trajes reales, acompañados de numerosos séquitos, y arrodillados frente al niño Jesús.

Por otra parte, en la Catedral de Colonia, Alemania, se encuentra un sarcófago triple, dorado y colocado detrás del altar mayor en donde se asegura, están las reliquias de los Reyes Magos que la emperatriz Elena, madre del Emperador Constantino, rescató en el año 300 d.C. en Saba.

En España, la tradición de convertir el poder de los Reyes Magos en presentes para los niños cobró fuerza y se extendió al Nuevo Mundo junto con su evangelización.