6 de diciembre de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Marco Rubio fue reelecto como senador republicano por la Florida

Con 55,9% de los votos, el republicano Marco Rubio fue reelecto este martes para un tercer período de seis años en el Senado tras derrotar a la demócrata Val Demings, congresista federal y ex jefa de la policía de Orlando, que obtuvo 43%.

Con esta victoria, el partido republicano gana un escaño clave para recuperar el control de un Senado muy divido.

Rubio se enfrentó a la que quizá fue su batalla más dura desde que fue elegido por primera vez en 2010, después de haber sido presidente de la Cámara de Representantes de Florida.

Durante su campaña electoral fue muy duro con su contrincante, la demócrata Val Demings, a quien vinculó con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el presidente Joe Biden, y acusándolos en temas como el gasto, el aumento de la inflación y la crisis en la frontera sur.

El republicano se vio favorecido por el cambio en las cifras del registro de votantes en Florida. La última vez que Rubio se presentó a la reelección, los demócratas tenían unos 327.000 votantes registrados más que los republicanos. Desde entonces, la situación cambió y el Partido Republicano tiene ahora una ventaja de casi 300.000 votantes sobre los demócratas.

Rubio tuvo un camino relativamente fácil hacia sus dos primeras victorias en el Senado, ganando una carrera a tres bandas en 2010, cuando el gobernador republicano en funciones Charlie Crist se presentó como independiente y restó votos al representante demócrata Kendrick Meek. Posteriormente, Rubio derrotó al representante federal Patrick Murphy en 2016 por casi 8 puntos.

Se presentó a las elecciones presidenciales de 2016 y ganó las primarias de Minnesota antes de abandonar la carrera que finalmente ganó Trump, quien se burló despiadadamente de Rubio como “pequeño Marco”. En un principio, Rubio dijo que no buscaría un segundo mandato en el Senado, lo que llevó a un revuelo de candidatos del GOP que buscaban ocupar su puesto.

Marco Rubio se presentó a las elecciones presidenciales de 2016 y ganó las primarias de Minnesota antes de abandonar la carrera que finalmente ganó Trump, quien se burló despiadadamente de Rubio como “pequeño Marco.

Marco Rubio se presentó a las elecciones presidenciales de 2016 y ganó las primarias de Minnesota antes de abandonar la carrera que finalmente ganó Trump, quien se burló despiadadamente de Rubio como “pequeño Marco.

Como vicepresidente del Comité Selecto de Inteligencia del Senado y miembro del Comité de Relaciones Exteriores, Rubio presionó para que se adoptara una línea más dura contra China y se devolviera a Estados Unidos la fabricación de suministros críticos, como los medicamentos con receta.

Durante su primera campaña para el Senado, Rubio recordó repetidamente a los votantes su origen de clase trabajadora y su historia de “sólo en América” como hijo de inmigrantes cubanos que se convirtió en senador estadounidense. Su padre era camarero y su madre, camarera de hotel.

En su relación con Latinoamérica, Rubio ha sido un férreo crítico del dictador de Venezuela Nicolás Maduro y de los gobiernos de izquierda de la región.

A principios de octubre, Rubio acusó a la Casa Blanca de estar erosionando la legitimidad del líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien EEUU reconoce como presidente interino del país caribeño.

“Escribimos para expresar nuestra profunda preocupación de que las acciones tomadas por su gobierno están amenazando con erosionar el reconocimiento internacional y la legitimidad de Juan Guaidó”, escribieron los senadores Marco Rubio y Ted Cruz en una misiva enviada a Washington a la que tuvo acceso la agencia de noticias EFE.

En concreto, los legisladores republicanos señalan la liberación de dos familiares del dictador venezolano Nicolás Maduro, condenados por narcotráfico en Nueva York a cambio de la exarcelación de seis estadounidenses presos en Venezuela y la posibilidad de que EEUU expanda una licencia a la petrolera Chevron.

A principios de octubre, Rubio acusó a la Casa Blanca de estar erosionando la legitimidad del líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien EEUU reconoce como presidente interino del país caribeño. (REUTERS)

A principios de octubre, Rubio acusó a la Casa Blanca de estar erosionando la legitimidad del líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien EEUU reconoce como presidente interino del país caribeño.

Estas acciones, aseguraron los políticos, dan una “peligrosa legitimidad al régimen de Maduro” y son contraproducentes con las “posibilidades de unas elecciones libres y justas” en Venezuela.

Cruz y Rubio, que representan a los estados de Texas y Florida, respectivamente, añadieron además una lista de ocho medidas que consideran que el Gobierno de Biden “no debe tomar en ningún momento” mientras “alienta” un diálogo entre la oposición y el ejecutivo venezolano.

Entre ellas están la liberación de Alex Saab, empresario colombiano preso en EEUU y acusado de ser testaferro de Maduro, levantar las sanciones a la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) a individuos venezolanos, y excluir a la oposición liderada por Guaidó de un proceso de negociación con Maduro.

Administrador