09/29/2020

Controlandoelejido.com

Tu Portal Digital Dominicano en New York

MANUEL DE MOYA ALONZO / EL HOMBRE DE QUIEN TRUJILLO SE ENAMORO

NEW YORK.- Trujillo el hombre temido, el dictador, el jefe de República Dominicana desde 1930 a 1961.

Ese hombre fuerte asi como lo ven, tuvo un delirio de amor por un hombre muy apuesto, un dominicano actor, cantante, modelo que vivió en new york aun siendo dominicano.

Ese hombre se llamo Manuel de Moya Alonzo, un dominicano nacido en la vega y que salio del pais a mejor vida, viviendo en la ciudad de new york en donde Trujillo lo conoció, ya que este en un anuncio de Colgate, llamo la atención del jefe y cuando le dijeron que era dominicano, Trujillo autorizo que lo buscaran y que le dijeran que el Jefe lo quería para el, aun este teniendo esposa y familia.

El adonis de Trujillo

Durante algún tiempo se cuestionó la virilidad del dictador dominicano, Rafael Leónidas Trujillo Molina, incluso, algunos sicólogos y siquiatras llegaron a realizar estudios, claro, después de su ajusticiamiento;  llegando hasta diagnosticar, que la megalomanía de gran macho que el sátrapa se esforzaba por mostrar, no era más que, el afeminamiento que subyacía en su interior.

Algo difícil de creer, pero buscando y rebuscando solo pude encontrar lo que dice el Dr. Joaquín Balaguer  en  sus memorias de un cortesano en la era de Trujillo (página 241).

“Manuel de Moya Alonzo fue una especie de Adonis que supo conquistar el corazón de Trujillo con su belleza varonil y con su limpia sonrisa. Cualquier quebranto de Moya Alonzo, por ligero que fuera, perturbaba a Trujillo como si se tratara de uno de sus hijos.” “Cuenta que, Emilio García Godoy le refirió que una vez halló al dictador enternecido hasta las lágrimas, mientras recibía informes de uno de sus facultativos personales. Creyendo que se trataba de alguna enfermedad de Ramfis, interrogó al médico y supo por labios de éste, que se trataba de un quebranto que parecía iniciarse sospechosamente en el organismo de Moya Alonzo”.

Pero más… La circunstancia que aproximó a Moya Alonzo y a Trujillo no deja de ser curiosa según cuenta el mismo Balaguer. “Trujillo había visto, durante un viaje a los Estados Unidos, papeles y afiches en que Moya Alonzo  aparecía anunciando la pasta de dientes Colgate, y le llamó la atención la elegancia y la apostura del sujeto. Cuando se le informó que era dominicano y que pertenecía a una de las familias más distinguidas del país, le hizo traer a su presencia y de ese encuentro nació la simpatía que los unió durante el resto de sus días. Y…

Cuando se le descubrió a Moya Alonzo un tumor debajo de la lengua, Trujillo lo envió a los Estados Unidos y durante varios días vivió pendiente del teléfono en espera del resultado de las pruebas correspondientes. Trujillo murió sin conocer la verdad. La tragedia del 30 del mayo le ahorró el dolor de ver con sus propios ojos, los estragos hechos por la cirugía en el cuello y en parte del rostro del único tal vez de sus colaboradores a quien quiso con afecto entrañable”

Empero, en la obra de Joaquín Balaguer Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo (pág. 213), el prestigioso escritor y poeta santiagués se refiere a Manuel de Moya Alonzo y a la fascinación o atracción que llegó a sentir el Jefe hacia este hombre. Señala  el autor de la obra citada: «Se trataba de una especie de Adonis que supo conquistar el corazón de Trujillo con su belleza varonil y con su limpia sonrisa».

Además, relata Balaguer que «Cualquier quebranto de Moya Alonzo, por ligero que fuera, perturbaba a Trujillo».  El afecto de Trujillo a este hombre llamaba la atención. Tanto era la singularidad de esta relación que Balaguer escribe en la susodicha obra anecdótica lo siguiente: «La circunstancia que aproximó a Moya Alonzo a Trujillo no deja de ser curiosa».

Ahora bien, a manera de que mis lectores puedan darse cuenta de hasta dónde llegaba la simpatía de Trujillo hacia  Manuel de Moya Alonzo, cito lo dicho por Balaguer en la página 214 del libro «Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo»: «Trujillo había visto durante un viaje a los Estados Unidos, papeles y afiches en que Moya Alonzo aparecía anunciando la pasta de dientes Colgate y le llamó la atención la elegancia y la apostura del sujeto».

A %d blogueros les gusta esto: