3 de octubre de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

La crisis de refugiados de Venezuela es similar a la de Ucrania en escala, pero no en ayuda

El éxodo de Venezuela ha crecido hasta el punto de que su número de refugiados ahora está cerca de los desplazados por el conflicto en Ucrania, pero la crisis europea ha atraído un apoyo financiero desproporcionadamente mayor, según un grupo de defensa.

La crisis de refugiados venezolanos ha estado durante años entre las más grandes del mundo, pero recientemente se ha disparado, con más de 6,8 millones de refugiados y migrantes que han abandonado el país desde 2015 para evitar el caos político y el colapso económico, según una estimación del 5 de agosto de R4V, una plataforma interinstitucional liderada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones. El recuento de refugiados de Ucrania era de más de 7 millones de personas al 30 de agosto, según datos de ACNUR.

Pero si bien el número de personas desplazadas es similar, el apoyo financiero para ellos ha sido dispar, dijo el grupo de defensa Refugees International, señalando que el plan regional de respuesta a migrantes venezolanos de 1.79 mil millones de dólares fue financiado en menos del 14% a partir del 1 de septiembre. Mientras tanto, el plan de respuesta regional de 1.85 mil millones de dólares para Ucrania fue financiado en un 62% hasta el 25 de agosto.

La escala “asombrosa y aleccionadora” del vuelo desde Venezuela “destaca la profundidad de esta crisis y la enorme brecha en la atención en comparación con una crisis con números similares, como Ucrania o Siria”, dijo Rachel Schmidtke, defensora principal de América Latina en Refugees International, en un correo electrónico.

En marzo de 2021, la administración Biden declaró a los refugiados venezolanos elegibles para el estatus de protección temporal (TPS), que les permite vivir y trabajar en los Estados Unidos y abre un camino hacia la ciudadanía estadounidense.  (Federico Ríos Escobar / The New York Times)

En marzo de 2021, la administración Biden declaró a los refugiados venezolanos elegibles para el estatus de protección temporal (TPS), que les permite vivir y trabajar en los Estados Unidos y abre un camino hacia la ciudadanía estadounidense.

“Los países de América Latina necesitan urgentemente fondos para garantizar que los venezolanos puedan acceder al trabajo y la protección” en la región, así como al tránsito seguro, dijo Schmidtke.

Schmidtke también señaló que el número de refugiados venezolanos había superado al de refugiados que han abandonado Siria, unos 5,6 millones, según ACNUR.

Al principio de la guerra de Rusia contra Ucrania, la cobertura mediática de la crisis fue criticada como desigual en comparación con atrocidades similares infligidas a personas de color. Un invitado en la BBC señaló que “personas europeas con ojos azules y cabello rubio están siendo asesinadas”, y una columna en el periódico británico Telegraph dijo de los ucranianos: “Se parecen tanto a nosotros. Eso es lo que lo hace tan impactante. La guerra ya no es algo que se visita a las poblaciones empobrecidas y remotas. Le puede pasar a cualquiera”.

Sin embargo, la crisis de refugiados en Ucrania, que también incluye a millones de desplazados dentro de las fronteras del país, ha estado marcada por una intensa violencia y acusaciones de crímenes de guerra, incluidos ataques aéreos y asesinatos torturados. El éxodo de Venezuela ha sido impulsado en muchos casos por fuerzas menos gráficas, aunque aún catastróficas.

El plan regional de respuesta a migrantes venezolanos de 1.79 mil millones de dólares fue financiado en menos del 14% a partir del 1 de septiembre. (Federico Rios Escobar para The New York Times)

El plan regional de respuesta a migrantes venezolanos de 1.79 mil millones de dólares fue financiado en menos del 14% a partir del 1 de septiembre.

La mayoría de las personas que abandonaron Venezuela han huido a otros países de América Latina y el Caribe, y la crisis migratoria ha remodelado ciudades y pueblos de las Américas. Más de tres cuartas partes de la población de Venezuela vive con menos de 1,90 dólares al día, el punto de referencia para la pobreza extrema, según un estudio publicado por la Universidad Católica Andrés Bello en septiembre de 2021.

Aunque el flujo de refugiados parecía haberse desacelerado a medida que el gobierno autoritario del país adoptó reformas económicas y algunos venezolanos regresaron a casa durante la pandemia de coronavirus, se ha recuperado nuevamente. Al menos 753.000 venezolanos se han ido desde noviembre, informó Associated Press la semana pasada, citando datos de los países que reciben a los refugiados.

“A diferencia de otras crisis de desplazamiento forzado en todo el mundo, que son el resultado de conflictos armados, en el caso de Venezuela, múltiples factores, incluida la inseguridad y la violencia, la falta de acceso a alimentos, medicinas y servicios esenciales, así como la pérdida de ingresos, agravada por el impacto de la pandemia de covid-19, continúan figurando en la decisión de los venezolanos de irse. El portavoz de ACNUR, William Spindler, dijo en un correo electrónico.

Spindler dijo que el número estimado de refugiados venezolanos refleja “la escala del apoyo internacional necesario en la región”.

Más de tres cuartas partes de la población de Venezuela vive con menos de 1,90 dólares al día, el punto de referencia para la pobreza extrema.

Más de tres cuartas partes de la población de Venezuela vive con menos de 1,90 dólares al día, el punto de referencia para la pobreza extrema.

Miles de migrantes venezolanos han cruzado la frontera de Estados Unidos desde México, donde los venezolanos pueden ingresar sin una visa de turista. Estados Unidos no reconoce la presidencia de Nicolás Maduro, cuyo partido gobernante se adjudicó la victoria en las elecciones de noviembre empañadas por la participación más baja en décadas, lo que ha obstaculizado la capacidad de las autoridades para enviar a los migrantes de regreso.

Durante meses, los migrantes, muchos de ellos de Venezuela, han sido enviados en autobuses desde Texas y Arizona a Washington y Nueva York. El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, dijo que el traslado de migrantes fuera de Texas era una reprimenda a las políticas de inmigración del presidente Joe Biden. La Casa Blanca lo ha ridiculizado como un truco político que utiliza a migrantes vulnerables como accesorios.

Un autobús que transportaba a 35 migrantes venezolanos salió de El Paso, con destino a la ciudad de Nueva York, el 23 de agosto, según un informe de la publicación local de noticias El Paso Matters. El autobús fue fletado por la oficina de manejo de emergencias de El Paso, que le dijo a la publicación que Nueva York era “el destino preferido para aquellos que no tenían ningún medio para viajar”.

En marzo de 2021, la administración Biden declaró a los refugiados venezolanos elegibles para el estatus de protección temporal (TPS), que les permite vivir y trabajar en los Estados Unidos y abre un camino hacia la ciudadanía estadounidense. En una declaración en ese momento, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo que “las condiciones de vida en Venezuela revelan un país en crisis, incapaz de proteger a sus propios ciudadanos”. En julio, la designación de TPS se extendió hasta marzo de 2024.

“Los países de América Latina necesitan urgentemente fondos para garantizar que los venezolanos puedan acceder al trabajo y la protección” en la región, así como al tránsito seguro, dijo Schmidtke. EFE/Joédson Alves

“Los países de América Latina necesitan urgentemente fondos para garantizar que los venezolanos puedan acceder al trabajo y la protección” en la región, así como al tránsito seguro, dijo Schmidtke.

Spindler dijo que este año ha visto un aumento en el número de venezolanos que regresan a casa, pero también de “arriesgados viajes por tierra” hacia el sur, hacia países como Chile y hacia el norte, “a través de la notoriamente peligrosa Brecha del Darién que separa Colombia y Panamá”.

Dijo que la falta de fondos en las Américas estaba afectando la capacidad del ACNUR para atender a los refugiados y migrantes venezolanos.

“Actualmente, solo se ha cumplido con el 20 por ciento de los requisitos anuales de financiamiento del ACNUR para las Américas, y Colombia, que, con unos 2,48 millones de refugiados y migrantes venezolanos, es el principal país de acogida para ciudadanos venezolanos desplazados, también se encuentra entre las operaciones de ACNUR en el país con menos fondos en el mundo”, dijo Spindler.

Administrador