09/26/2020

Controlandoelejido.com

Tu Portal Digital Dominicano en New York

Hombre asesinado en asalto en Las Caobas habría sido indemnizado con 14 millones de dólares

La víctima estuvo preso injustamente por 24 años luego de que se supo que el testigo estrella había sido amenazado Quezada fue el protagonista de un escándalo en el que se dio a conocer la mala conducta de los fiscales

Ruddy Quezada, asesinado la noche del viernes en un asalto en Las Caobas, es identificado por los vecinos como la persona que ganó sendas demandas por indemnización al estado y a la ciudad de Nueva York luego de permanecer 24 años preso injustamente por la muerte de un individuo.

El señor vivía en Alameda, aunque hacía vida social en Las Caobas.

De acuerdo con el sitio ProPublica, Quezada resolvió su demanda por condena injusta contra la ciudad de Nueva York por $ 9.5 millones el 8 de diciembre de 2017, con lo que la adjudicación total de la ciudad y el estado ascendió a $14 millones.

Quezada pasó 24 años en prisión por asesinato antes de ganar su libertad en 2015 cuando, después de décadas de apelaciones fallidas, la oficina del fiscal de distrito de Brooklyn admitió que los fiscales involucrados en su caso habían retenido evidencia crítica durante su juicio.

Se discutió el testimonio del único testigo del caso, un hombre llamado Sixto Salcedo. Salcedo se retractó de su testimonio después de que los abogados defensores lo localizaran en la República Dominicana en 2001. En una declaración jurada, Salcedo dijo que lo habían obligado a testificar falsamente contra Quezada cuando un detective del Departamento de Policía de Nueva York lo amenazó con ir a la cárcel si no lo hacía. .

ProPublica informó sobre la apelación pendiente de Quezada en 2013 como parte de un examen más amplio de la mala conducta de los fiscales en la ciudad de Nueva York.

Salcedo había sido arrestado en lo que se conoce como una orden de testigos materiales, una herramienta poderosa y discrecional utilizada por los fiscales para mantener bajo custodia a los testigos reacios hasta que accedan a testificar. Los fiscales del juicio original de Quezada en 1993 dijeron al tribunal que Salcedo había accedido a testificar por su propia voluntad. No compartieron una copia de la orden de testigo material firmada por un juez con la defensa.

Las órdenes de testigos materiales están destinadas a ser utilizadas como una especie de último recurso, generalmente cuando a los fiscales les preocupa que un testigo clave pueda huir por miedo. Se supone que tiene lugar una audiencia en la que un juez puede explorar la duda del testigo para testificar. Los abogados defensores y otros han alegado que los fiscales del ex fiscal de distrito de Brooklyn, Charles J. Hynes, omitieron rutinariamente este paso crucial en la década de 1990, a menudo llevando testigos a un hotel durante la noche antes de que se abrieran los tribunales. Por la mañana, testigos como Salcedo terminaron intimidados para que testificaran.