29 de junio de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Funcionarios prorrusos intentan afianzarse en Ucrania

KIEV, Ucrania (AP) — Funcionarios designados por el Kremlin en la región ocupada del sur de Ucrania celebraron el domingo el Día de Rusia y empezaron a emitir pasaportes rusos a residentes de una ciudad que los solicitó, parte de los intentos de Moscú para afianzar su control sobre las partes capturadas del país.

En una de las plazas centrales de la ciudad de Jersón, bandas rusas ofrecieron un concierto para celebrar el Día de Rusia, el feriado que celebra su surgimiento como estado soberano tras el colapso de la Unión Soviética, según la agencia noticiosa estatal rusa RIA Novosti.

En la región vecina de Zaporiyia, funcionarios designados por Moscú izaron la bandera rusa en el centro de la ciudad de Melitópol.

Según reportes de la prensa ucraniana, muy pocos residentes —si es que alguno— acudieron a las festividades por el Día de Rusia en ambas ciudades.

El Día de Rusia también se conmemoró en otras partes ocupadas de Ucrania, incluyendo el destruido puerto de Mariúpol, donde fue develado un nuevo letrero de la ciudad pintado con los colores de la bandera rusa a las afueras de la localidad y se ondearon banderas rusas en una autopista que conduce a esta ciudad del sur del país.

Un soldado ruso mira hacia el piso en la sala de la Filarmónica el domingo 12 de junio de 2022, en Mariúpol, en territorio bajo control del gobierno de la República Popular de Donetsk, en el este de Ucrania

Además, el gobierno prorruso de Melitópol comenzó a emitir pasaportes rusos para quienes solicitaron la ciudadanía rusa. RIA Novosti publicó un video de un funcionario respaldado por Moscú que felicita a los nuevos ciudadanos rusos, diciéndoles: “Rusia no se va a ir a ningún lado. Estamos aquí para quedarnos”.

El presidente ruso Vladimir Putin emitió este año un decreto con el fin de acelerar el proceso para otorgar la ciudadanía rusa a los residentes de las regiones de Jersón y Zaporiyia. En las ciudades capturadas del sur y este de Ucrania, Moscú también ha introducido el rublo como moneda oficial, transmite noticiarios rusos y ha tomado medidas para introducir un programa escolar ruso.

Los administradores del Kremlin en las regiones de Jersón y Zaporiyia han expresado planes de incorporar las áreas a Rusia, a pesar de las protestas e indicios de una insurgencia entre los residentes locales.

Funcionarios designados por el Kremlin en Melitópol reportaron el domingo la explosión de un contenedor de basura cerca de los cuarteles policiales de la ciudad y dijeron que dos residentes resultaron heridos.

Además, se reportó otro estallido en una subestación eléctrica de la ciudad de Berdyansk, que también se encuentra bajo control ruso. El gobierno respaldado por el Kremlin dijo que se trató de un ataque terrorista, y funcionarios dieron a conocer que se cortó el servicio de luz en partes de la ciudad.

En el campo de batalla, Rusia informó que utilizó misiles para destruir un enorme depósito en el oeste de Ucrania en el que se almacenaban armas antitanque y antiaéreas que Estados Unidos y naciones europeas suministraron a Kiev. Indicó que el ataque se llevó a cabo cerca de la ciudad de Chórtkiv, en la región de Ternópil.

El gobernador de Ternópil, Volodymyr Trush, dijo que cuatro misiles rusos dañaron una instalación militar y cuatro edificios residenciales en Chórtkiv. Más de 20 personas resultaron heridas, incluyendo una niña de 12 años, señaló el mandatario ucraniano Volodymyr Zelenskyy.

“El ataque no tuvo ningún sentido táctico ni estratégico, al igual que la absoluta mayoría de los otros ataques rusos. Es terrorismo, simplemente terrorismo”, dijo en un discurso en video.

Tras la ofensiva, Zelenskyy pidió nuevamente a Estados Unidos y otras naciones de Occidente que le envíen sistemas modernos de defensa antimisiles, diciéndoles: “Son vidas que se habrían podido salvar, tragedias que se pudieron haber evitado si hubieran escuchado a Ucrania”.

Prosiguen los intensos combates por el control de Sievierodonetsk, una ciudad del este de la provincia de Luhansk que tenía 100.000 habitantes antes de la guerra y que se ha convertido en un elemento crucial de la campaña rusa para tomar el Donbás, la región industrial de Ucrania.

Las fuerzas rusas lanzaron una ofensiva contra una planta química de Sievierodonetsk en la que se guarecían unos 500 civiles, incluyendo 40 niños, dijo el gobernador regional Serhii Haidai.

Un funcionario de la autoproclamada República Popular de Luhansk, Rodion Miroshnik, indicó que dentro de la planta también había entre 300 y 400 soldados ucranianos. Dijo que se llevan a cabo labores para evacuar a los civiles.

Leonid Pasechnik, gobernante de la República Popular de Luhansk, dijo que los ucranianos que defienden Sievierodonetsk deberían ahorrarse ese problema.

“Si yo fuera ellos, ya habría tomado la decisión” de rendirme, manifestó. “De todas formas alcanzaremos nuestro objetivo”.