2 de julio de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Formas de vida alienígenas “diferentes a todo lo que hemos visto” podrían estar escondidas en nubes de Venus

Los investigadores creen que podría haber formas de vida potenciales que produzcan amoníaco en las nubes de Venus que son “muy diferentes a todo lo que hemos visto”.

El gas incoloro, un compuesto de nitrógeno e hidrógeno, podría ser indicativo de reacciones químicas que harían que el planeta, a 47,34 millones de kilómetros de la Tierra, sea más habitable para la vida extraterrestre.

En nuestro planeta, el amoníaco es un residuo común de los organismos acuáticos. Su presencia en la atmósfera superior de Venus ha desconcertado a los astrónomos desde la década de 1970, y los científicos creen que no debería ser producida por ninguna fuerza conocida en su mundo.

Venus en sí es tan caliente que es inconcebible tener formas de vida, y si hay vida en las nubes, es probable que sean microbios como las bacterias de la Tierra, aunque con una composición química diferente a la que hemos visto en nuestro planeta, o incluso en planetas vecinos como Marte.

Esto se debe a que es más probable que la vida en Marte sea similar a la de la Tierra, por lo que los científicos tienen una mejor idea de qué esperar. Venus, por el contrario, no se parece a ningún otro planeta del sistema solar.

En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Cardiff, el MIT y la Universidad de Cambridge modelaron un conjunto de procesos químicos para mostrar que, si el amoníaco está de verdad presente, desencadenaría una cascada de reacciones químicas que neutralizarían las gotas circundantes de ácido sulfúrico.

Si esto sucediera, aumentaría la acidez de las nubes de -11 a cero en la escala de pH, que sigue siendo bastante ácido, pero estaría en un nivel que la vida podría tolerar. En la Tierra hay formas de vida que producen amoníaco para neutralizar su desafiante entorno.

“Sabemos que la vida puede crecer en ambientes ácidos en la Tierra, pero nada tan ácido como se creía que eran las nubes de Venus. Sin embargo, si algo produce amoníaco en las nubes, eso neutralizará algunas de las gotas, y podría hacerlas potencialmente más habitables”, dijo el coautor del estudio, el Dr. William Bains, de la Facultad de Física y Astronomía de la Universidad de Cardiff.

Los científicos hasta proponen que la explicación más plausible es que el origen del amoníaco es biológico, más que fuerzas naturales como rayos o erupciones volcánicas.

“No debería haber amoniaco en Venus”, dijo la coautora del estudio, la profesora Sara Seager del Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias (EAPS) del MIT. “Tiene hidrógeno unido a él, y hay muy poco hidrógeno alrededor. Cualquier gas que no pertenezca al contexto de su entorno al instante se convierte en sospechoso de haber sido producido por la vida”.

Algunas lecturas químicas en las nubes no habían tenido explicación durante décadas: la presencia de oxígeno; partículas no esféricas; y niveles inesperados de vapor de agua y dióxido de azufre.

Se pensó que esto podría explicarse por el polvo; tal vez los minerales arrastrados desde la superficie de Venus se abrieron paso hacia las nubes e interactuaron con el ácido sulfúrico. Sin embargo, el problema era que la cantidad de polvo necesaria para que esto fuera cierto era demasiado grande.

Sin embargo, si la vida produjera amoníaco, la reacción química produciría oxígeno de forma natural. Luego, el amoníaco se disolvería en el ácido, transformándose de una forma líquida redonda a una “suspensión espesa parecida a la sal”.

“Hay muchos otros desafíos que la vida debe superar quiere formarse en las nubes de Venus”, dijo Bains. “Para empezar, casi no hay agua allí, y toda la vida que conocemos necesita agua. Pero si hay vida, neutralizar el ácido hará que las nubes sean un poco más habitables de lo que pensamos”.

Las posibilidades de que haya vida presente en Venus son muy pequeñas, dijo el Dr. Bains, quien sigue escéptico de que estos problemas puedan ser explicados por extraterrestres. Sin embargo, esto podría deberse a la gran disparidad que la vida en Venus podría tener en comparación con la vida en la Tierra, así como a la enorme escala de la posibilidad de vida extraterrestre.

“Con eso dicho, si hay una pequeña posibilidad de que haya vida allí, será un descubrimiento que cambiará la época y que de verdad vale la pena seguir”.

En 2023, la misión Venus Life Finder será lanzada para estudiar las partículas de las nubes, pero la detección de vida extraterrestre llevará tiempo. Enviar equipo a Venus es desafiante y costoso, con el objetivo final de recuperar una muestra que podría contener vida y devolverla a la Tierra para un estudio mucho mayor que el que podría realizarse de forma remota.

El Dr. Bains predice que tal estudio, y muestreo, podría llevarse a cabo antes del final de la década, pero es más probable que tenga lugar antes de 2040.

Esta no es la primera vez que el descubrimiento de una sustancia química da indicios de que podría haber vida extraterrestre en Venus. El año pasado, científicos de la Universidad de Cardiff también encontraron rastros de fosfano, un gas raro y tóxico, en la atmósfera.

Al igual que el amoníaco, el fosfano es una firma biológica fuerte. “O el fosfano se produce mediante algún tipo de proceso químico o geológico que nadie conoce, o podría haber una razón biológica”, dijo Emily Drabek-Maunder, astrofísica del Observatorio Real de Greenwich, en ese momento. Sin embargo, tres estudios posteriores cuestionaron esto: no detectaron signos de fosfano en la atmósfera de Venus.

Esta investigación aún no ha llegado a esa etapa, solo sugiere una explicación para estos extraños fenómenos; No será hasta que se lleven a cabo más exámenes con radiotelescopios que los científicos puedan llegar a soluciones más concretas.