28 de junio de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Este el rostro del Chueco, narco que mató a sacerdotes por dar extremaunción a un hombre

Noriel Portillo Gill, jefe regional del Cártel de Sinaloa (CDS), se convirtió en objetivo prioritario de las autoridades mexicanas por el asesinato de dos sacerdotes dentro de una iglesia en el estado de Chihuahua, en la frontera con Estados Unidos. Su fotografía ya circula en todos lados, con la leyenda de “se busca”. Cabe señalar que uno de los curas le dio la extremaunción a un hombre herido de bala que entró al templo donde prestaba servicio, pero el Chueco irrumpió en el lugar y lo mató. Otro sacerdote trató de auxiliar a su compañero y también lo acribillaron

Además de la ejecución de los sacerdotes, al Chueco lo buscan desde hace años por otros homicidios, tiroteos, ataques contra la policía y varios casos de secuestro. Noriel Portillo Gill encabeza un brazo armado del Cártel de Sinaloa que en los últimos años ha aterrorizado a las ciudades fronterizas. 

La congregación de la Compañía de Jesús denunció los homicidios y exigió justicia: “Recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas (…) todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida (…) el dolor que vive nuestro pueblo por la violencia imperante”.

Por su parte, el presidente de MéxicoAndrés Manuel López Obrador, dio sus condolencias a la comunidad jesuita, a la que pertenecían las víctimas e informó que los narcos asesinaron a otra persona y se llevaron a dos más. 

“Expresar mis condolencias a la Compañía de Jesús, a los jesuitas de México, del mundo, por estos lamentables hechos sucedidos en la sierra Tarahumara, en Chihuahua, en el municipio de Urique, donde dos sacerdotes que llevaban mucho tiempo trabajando en esa zona marginada, pobre, sacerdotes de alrededor de 80 años (…) Dos de estos religiosos fueron asesinados, y también, ya comprobado, un civil y hay todavía dos personas desaparecidas”.