9 de diciembre de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

El bolsonarismo también se consolidó en los comicios legislativos y de gobernadores y será la primera minoría en Diputados

El Partido Liberal (PL), la formación que lidera el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, será la primera minoría en la Cámara de Diputados, por delante de las fuerzas que apoyan al ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, según los resultados preliminares conocidos este lunes.

El partido de alquiler con el que el líder de la ultraderecha brasileña busca su reelección ganó al menos 23 diputados en las elecciones del domingo, llegando a un mínimo de 99 de los 513 escaños de la Cámara baja.

El bolsonarismo y las fuerzas conservadoras también tomaron impulso en el Senado, lo que llevó a constituir uno de los Congresos más conservadores de la historia de Brasil.

“Contra todo pronóstico y contra todos, este año ganamos 2 millones de votos más que en 2018″, publicó Bolsonaro en las redes sociales en las primeras horas del lunes. “También fuimos elegidos para las bancadas más grandes en la Cámara Baja y el Senado, que era nuestra principal prioridad”.

Los partidos conservadores y de centroderecha sumaron alrededor de 273 diputados, mientras que las formaciones vinculadas a la izquierda lograron alrededor de 138 escaños, lo que hará cuesta arriba un eventual Gobierno de Lula si el exsindicalista consigue vencer la segunda vuelta de las presidenciales.

FOTO DE ARCHIVO. El presidente y candidato presidencial de Brasil, Jair Bolsonaro, habla tras los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil, en el Palacio de la Alvorada en Brasilia, Brasil. 2 de octubre de 2022. REUTERS/Ueslei Marcelino

El presidente y candidato presidencial de Brasil, Jair Bolsonaro, habla tras los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil, en el Palacio de la Alvorada en Brasilia, Brasil. 2 de octubre de 2022.

El Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, junto con el resto de partidos que integran la coalición progresista, consiguió crecer con respecto a 2018, pero será el segundo mayor grupo en la próxima legislatura, con al menos 76 asientos para diputados.

Los resultados legislativos ratificaron la fuerza del bolsonarismo en Brasil y también la fuerte polarización de la política brasileña tras las elecciones del domingo, las cuales mostraron una fuerte división del electorado entre Bolsonaro y Lula.

Lula obtuvo el 48,4 % de los votos válidos en la primera vuelta, mientras que Bolsonaro sacó músculo y sorprendió al alcanzar el 43,2 % de los sufragios, un nivel que ninguna encuesta fue capaz de prever.

Como ninguno superó el 50 % de los votos válidos, ambos candidatos se medirán en una segunda vuelta el próximo 30 de octubre.

Las elecciones legislativas y regionales de este domingo revelaron la solidez del bolsonarismo en Brasil.

El candidato electo en representación del estado de Rio Grande do Sul al senado federal por el partido republicano, Hamilton Mourao, asiste a una fiesta luego de la confirmación de la victoria, en Porto Alegre, Brasil, el 2 de octubre de 2022 (REUTERS/Diego Vara)

El candidato electo en representación del estado de Rio Grande do Sul al senado federal por el partido republicano, Hamilton Mourao, asiste a una fiesta luego de la confirmación de la victoria, en Porto Alegre, Brasil, el 2 de octubre de 2022

Bolsonaro dio muestra de su vigor -subestimado por la mayoría de las encuestas- al convertir un pequeño partido en el mayor grupo del Congreso y ayudar a elegir a algunos de sus más estrechos colaboradores.

Cinco ex ministros del mandatario consiguieron un escaño en el Senado, cuatro en la Cámara de Diputados y otros dos están en liza por gobiernos regionales que se definirán en el balotaje.

Entre los senadores elegidos en las urnas figura su hasta ahora vicepresidente Hamilton Mourao y el ex ministro de Ciencia Marcos Pontes, primer y único astronauta brasileño.

Consiguieron también un asiento como diputados su ex ministro de Medioambiente Ricardo Salles, investigado por favorecer a madereros ilegales; su ex titular de Agricultura, la hacendada Tereza Cristina, y el general Eduardo Pazuello, quien dirigió la cartera de Salud en una de las peores fases de la pandemia.

La ristra la completan otros antiguos miembros de su Gobierno, como Jorge Seif o aliados reconocidos como Cleiton De Azevedo, el ex futbolista Romário de Souza, Magno Malta, Wilder Morais, Wellington Fagundes, Jaime Bagattoli, Hiran Gonçalves y Maria Rezentede, conocida como profesora Dorinha.

A todos ellos se suman el resto socios del presidente brasileño que han logrado la reelección, como Carlos Portinho, Carlos Viana, su hijo Flávio Bolsonaro, Jorginho Mello, Marcos Rogério y Zequinha Marinho.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto a la ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina, durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, en el Palacio Planalto en Brasilia, Brasil, el 8 de marzo de 2022 (REUTERS/Ueslei Marcelino)

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto a la ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina, durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, en el Palacio Planalto en Brasilia, Brasil, el 8 de marzo de 2022

Bolsonaro se jactó de haber contribuido a la elección de ocho gobernadores en forma directa, con la esperanza de elegir a otros ocho en la segunda vuelta.

“Esta es la mayor victoria de los patriotas en la historia de Brasil: el 60% del territorio brasileño será gobernado por quienes defienden nuestros valores y luchan por una nación más libre”, publicó en Twitter.

Otro de los antiguos aliados de Bolsonaro que también entrará al Congreso a partir de enero será Sergio Moro, el famoso juez de la operación Lava Jato.

Moro condujo a Lula a prisión y posteriormente asumió la cartera de Justicia en el Gobierno de Bolsonaro, pero rompió todos sus lazos con el mandatario tras acusarle de intentar interferir en la Policía Federal.

Pese a la tendencia conservadora del Congreso, los electores también eligieron a candidatos con banderas fuertemente progresistas, entre ellos el líder de los Sin Techo, Guilherme Boulos, quien fue el candidato más votado por Sao Paulo, el mayor colegio electoral del país, o la indígena Sônia Guajajara.

Brasil también escogió por primera vez a dos diputadas transgénero: Erika Hilton, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), y Duda Salabert, del Partido Democrático laborista (PDT).

El ex juez Sergio Moro gesticula después de emitir su voto, en Curitiba, Brasil, el 2 de octubre de 2022 (REUTERS/Rodolfo Buhrer)

El ex juez Sergio Moro gesticula después de emitir su voto, en Curitiba, Brasil, el 2 de octubre de 2022

La izquierda estará representada en mayor medida por el Partido de los Trabajadores (PT), con nueve escaños, así como por otra serie de formaciones con representación muy exigua como Rede o los socialistas brasileños

Por otra parte, el Tribunal Supremo ha hecho saber al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, la importancia de su posición, ya que la cámara, ahora repleta de socios de Bolsonaro, es la única en la que pueden presentarse procesos de destitución de sus jueces.

Varios son los magistrados del Supremo que le han conminado a Pacheco a reforzar su posición en defensa de la democracia, una vez son conocidos los ataques a las instituciones, incluidos sobre esa corte, que suelen proferir Bolsonaro y los suyos, quienes el año pasado hicieron campaña para llevar a cabo un proceso de ‘impeachment’ contra el juez Alexandre de Moraes, sofocado rápidamente por Pacheco.

Señalan que este nuevo escenario, uno de los más conservadores de las últimas décadas, obligará a Pacheco a adoptar una posición más firme y contundente contra los puntos más extremos de la agenda del gobierno, en la que se recoge desde el negacionismo científico hasta el radicalismo religioso, por lo que existe el temor de posibles retrocesos en materias como educación, salud, medio ambiente y seguridad, señala el diario O Globo.

El Senado estará formado por completo por formaciones que van desde una derecha más moderada, como el Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y el Partido Social Democrático (PSD), con diez escaños cada uno, hasta la ultraderecha del PL, Unión Brasil y Progresistas, entre otros, con 13, 12 y 7 asientos, respectivamente.

Administrador