3 de octubre de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Documentos confidenciales del Kremlin advierten sobre el prolongado daño económico que se avecina en Rusia

Rusia puede enfrentarse a una recesión más larga y profunda a medida que se extienda el impacto de las sanciones estadounidenses y europeas, perjudicando a sectores en los que el país ha confiado durante años para impulsar su economía, según un informe interno elaborado para el gobierno.

El documento, resultado de meses de trabajo de funcionarios y expertos que intentan evaluar el verdadero impacto del aislamiento económico de Rusia debido a la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin, pinta un panorama mucho más grave de lo que suelen hacer los funcionarios en sus optimistas declaraciones públicas. Bloomberg vio una copia del informe, redactado para una reunión a puerta cerrada de altos funcionarios el 30 de agosto. Personas familiarizadas con las deliberaciones confirmaron su autenticidad.

Dos de los tres escenarios del informe muestran que la contracción se acelerará el año que viene, y que la economía no volverá al nivel de antes de la guerra hasta el final de la década o más tarde. El escenario “inercial” considera que la economía tocará fondo el próximo año un 8,3% por debajo del nivel de 2021, mientras que el escenario “de estrés” sitúa el mínimo en 2024 en un 11,9% por debajo del nivel del año pasado.

En todos los escenarios se intensifica la presión de las sanciones, a las que probablemente se sumen más países. Según el informe, el fuerte alejamiento de Europa del petróleo y el gas rusos también puede afectar a la capacidad del Kremlin para abastecer su propio mercado.

Más allá de las restricciones propiamente dichas, que abarcan alrededor de una cuarta parte de las importaciones y exportaciones, el informe detalla que Rusia se enfrenta ahora a un “bloqueo” que “ha afectado a prácticamente todas las formas de transporte”, cortando aún más la economía del país. Las restricciones tecnológicas y financieras se suman a la presión. El informe estima que hasta 200.000 especialistas en tecnologías de la información podrían abandonar el país de aquí a 2025, lo que constituye la primera previsión oficial de la creciente fuga de cerebros.

FOTO DE ARCHIVO: Las tuberías de las instalaciones del gasoducto Nord Stream 1 en Lubmin, Alemania, en marzo de este año. El cierre del gasoducto y la decisión europea de reducir las compras de energía a Rusia golpearían la economía del Kremlin (Reuters)

Las tuberías de las instalaciones del gasoducto Nord Stream 1 en Lubmin, Alemania, en marzo de este año. El cierre del gasoducto y la decisión europea de reducir las compras de energía a Rusia golpearían la economía del Kremlin

Públicamente, los funcionarios afirman que el impacto de las sanciones ha sido menor de lo que se temía, con una contracción posiblemente inferior al 3% este año e incluso menor en 2023. Los economistas externos también han ajustado las perspectivas para este año, retirando las previsiones iniciales de una profunda recesión, ya que la economía ha resistido mejor de lo esperado.

Caída de las exportaciones

El documento exige una serie de medidas de apoyo a la economía y de atenuación del impacto de las restricciones para que la economía recupere los niveles de antes de la guerra en 2024 y crezca de forma constante después. Pero los pasos incluyen muchas de las mismas medidas para estimular la inversión que el gobierno ha pregonado durante la última década, cuando el crecimiento se estancó en gran medida incluso sin sanciones.

El servicio de prensa del gobierno remitió una consulta sobre el informe al Ministerio de Economía, que no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Durante los próximos uno o dos años, el informe advierte de la “reducción de los volúmenes de producción en una serie de sectores orientados a la exportación”, desde el petróleo y el gas hasta los metales, los productos químicos y la madera. Aunque es posible algún repunte más adelante, “estos sectores dejarán de ser los motores de la economía”.

Un corte total del gas a Europa, principal mercado de exportación de Rusiapodría costar hasta 400.000 millones de rublos (6.600 millones de dólares) al año en pérdida de ingresos fiscales, según el informe. No será posible compensar totalmente las ventas perdidas con nuevos mercados de exportación ni siquiera a medio plazo.

Golpe al sector petrolero

En consecuencia, habrá que reducir la producción, lo que amenaza los objetivos del Kremlin de ampliar el suministro de gas nacional, según el informe. La falta de tecnología necesaria para las plantas de gas natural licuado es “crítica” y puede obstaculizar los esfuerzos para construir nuevas.

Los planes de Europa de dejar de importar productos petrolíferos rusos -alrededor del 55% de las exportaciones se destinaron a ese país el año pasado- podrían desencadenar también fuertes recortes de la producción, dejando al mercado nacional escaso de combustible.

Los productores de metales pierden 5.700 millones de dólares al año por las restricciones, según el informe.

La falta de insumos importados podría impactar en la producción agrícola rusa, según un informe que circuló en el Kremlin. En esta foto de archivo puede verse un campo en la región de Omsk, Rusia en septiembre de 2020 (Reuters)

La falta de insumos importados podría impactar en la producción agrícola rusa, según un informe que circuló en el Kremlin. En esta foto de archivo puede verse un campo en la región de Omsk, Rusia en septiembre de 2020

Si la economía mundial entra en recesión, advierte el informe, Rusia podría ver recortadas aún más sus exportaciones al convertirse en el “proveedor pendular” de los mercados mundiales, desapareciendo primero la demanda de sus productos. Esto podría desencadenar un desplome del rublo y un repunte de la inflación.

En cuanto a las importaciones, “el principal riesgo a corto plazo es la suspensión de la producción por falta de materias primas y componentes importados”. A más largo plazo, la imposibilidad de reparar los equipos importados podría limitar el crecimiento de forma permanente, según el informe.

Importaciones críticas

Sencillamente, no hay proveedores alternativos para algunas importaciones críticas”, decía el informe.

Incluso en el sector agrícola, en el que el Kremlin ha pregonado sus esfuerzos por sustituir los suministros extranjeros, la dependencia de insumos clave podría obligar a los rusos a reducir su consumo de alimentos a medida que disminuyan los suministros, según el informe.

Las restricciones al acceso a la tecnología occidental pueden hacer que Rusia se retrase una o dos generaciones con respecto a los estándares actuales, al verse obligada a depender de alternativas menos avanzadas de China y el sudeste asiático.

El informe advierte que las sanciones también obligarán al gobierno a revisar una serie de objetivos de desarrollo que Putin se había fijado antes de la guerra, incluidos los de aumentar el crecimiento de la población y la esperanza de vida.

Por sectores, el informe detalla la amplitud del impacto de las sanciones:

Agricultura: el 99% de la producción avícola y el 30% de la producción de ganado lechero Holstein dependen de las importaciones. Las semillas para productos básicos como la remolacha azucarera y las patatas también se importan en su mayoría desde fuera del país, al igual que los piensos para peces y los aminoácidos.

Aviación: el 95% del volumen de pasajeros se transporta en aviones fabricados en el extranjero, y la falta de acceso a piezas de repuesto importadas podría hacer que la flota se redujera al quedar fuera de servicio

Construcción de maquinaria: sólo el 30% de las máquinas-herramienta son de fabricación rusa y la industria local no tiene capacidad para cubrir la creciente demanda

Productos farmacéuticos: alrededor del 80% de la producción nacional depende de materias primas importadas

Transporte: las restricciones de la UE han triplicado los costes del transporte por carretera: Las restricciones de la UE han triplicado los costes de los envíos por carretera

Comunicaciones e informática: las restricciones a las tarjetas SIM podrían dejar a Rusia sin ellas en 2025, mientras que su sector de las telecomunicaciones podría quedar cinco años por detrás de los líderes mundiales en 2022.

Administrador