28 de septiembre de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Debutar primero en Grandes Ligas que en la Lidom se hace habitual

El lunes en Cleveland, Ronny Henríquez salió a relevar en el tercer episodio por los Mellizos y trabajó cuatro entradas de tres vueltas, el estreno ligamayorista 35 con matrícula dominicana esta temporada. 

A falta de dos semanas de temporada regular y con las ligas menores sin cerrar su calendario queda el espacio para perseguir el récord de los 38 debutantes quisqueyanos en un año (2017).

Lo que sorprendió a muchos fue que Henríquez pisó uniformado un terreno de Grandes Ligas primero que uno de la Lidom, si bien su caso no es el típico súper prospecto por el que los equipos desembolsan bonos de siete dígitos y lo protegen como si fueran piedras preciosas. 

Los Rangers solo pagaron US$10,000 en 2017 por este derecho de Bonao, entonces con 17 años, y lo transfirieron en marzo a los Twins junto al receptor Isiah Kiner-Falefa por el receptor Mitch Garver.

Pero lo de Henríquez no es una excepción, se convirtió en una práctica muy frecuente. Hasta 1999, de los 285 jugadores dominicanos que llegaron a las Grandes Ligas solo 16 aparecieron en un box score del máximo nivel en los Estados Unidos que en su tierra, de acuerdo a la enciclopedia virtual Winter Ball Data. 

Sin embargo, desde el 2000 hasta la fecha de los 590 que han inscrito su nombre en el registro de la MLB hay 160 que desfilaron primero en el norte que en el Caribe. Es el 27% de los casos o uno de cada cuatro.

Además de Henríquez, tomado por el Licey en la octava ronda del sorteo de novatos de 2019, solo este año debutaron los aguiluchos Frank Germán, Luis Ortiz, Jerar Encarnación, Ezequiel Durán y Jhoán Durán si experiencia en la pelota otoño-invernal criolla. También los gigantistas Mark Vientos y Liover Peguero, los escogidistas Cristofer Ogando y Aneurys Zabala y el liceísta Brayan Bello.

“Ya no es solo el dinero que invierten los equipos y quieren proteger esa inversión, es que en muchos casos estos muchachos desarrollan rápido con todo y que no firman por mucho dinero y entran en la categoría de prospectos”, dice un exdirectivo de la Lidom que pide la omisión de su nombre.

Hay casos donde nunca jugaron, como Pedro Álvarez, quien fuera primer pick del sorteo de 2009 por las Estrellas y ya está retirado. Ese año lo tomaron primero que a Junior Lake, el jugador de más impacto en el equipo en la última década. 

Las Águilas apostaron su primer turno en Amed Rosario en 2015 y esperan por su debut, como el Licey con Juan Soto en 2017, aunque en ambos casos su condición de prospectos y eventuales jugadores regulares en el Big Show los ha sacado del circuito. 

Administrador