08/11/2020

Controlandoelejido.com

Tu Portal Digital Dominicano en New York

De Blasio presenta plan de reapertura de las escuelas EN NEW YORK

La Ciudad de Nueva York sigue adelante con su intención de reabrir las 1,800 escuelas públicas que hay en los cinco condados a partir del 10 de septiembre, cuando se inicia el nuevo año escolar. Y aunque las actuales cifras de comportamiento del COVID-19 muestran un panorama alentador, el alcalde Bill de Blasio aseguró este viernes al presentar el plan de reapertura que si los niveles de contagios no están por debajo del 3% en el otoño, los planteles permanecerán cerrados. En las últimas semanas esa cifra ha estado entre el 1% y 2% de manera constante, y resulta más estricta que la dada por el Estado que autoriza reapertura de las escuelas con contagios abajo del 5%.

Así lo advirtió el Alcalde el mismo día que vencía el plazo dado por el gobernador Andrew Cuomo, para que el gobierno local presentara el plan de reapertura de las escuelas, en el cual se explicó que se implementará un enfoque combinado, en el que la meta es que la mayoría de los 1.1 millón de estudiantes tomen clases tanto presenciales, como virtuales. Aquellos padres que decidan para sus hijos continuar tan solo con lecciones remotas, podrán hacerlo.

No volveremos a abrir nuestras escuelas a menos que la tasa de infección de la ciudad sea inferior al tres por ciento. Entonces, todos los días revisaremos los indicadores diarios (…) seguiremos adelante con nuestro plan”, dijo el mandatario. “Vamos a usar el aprendizaje combinado. Niños en la escuela cuando puedan estar en la escuela, remotos cuando no pueden, aprendizaje remoto para cualquier niño, cualquier familia que prefiera el aprendizaje remoto todo el tiempo”.

Reforzarán el distanciamiento social

Como parte del plan de reapertura el Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) está adquiriendo suministros masivos de máscaras faciales, desinfectante, alcohol en gel y pulverizadores electrostáticos, y según De Blasio la orden es ser muy estrictos en el uso de las reglas básicas para frenar los contagios.

“Tendremos pautas de distanciamiento social en cada parte de la escuela, en el aula y en cualquier otra parte. Tapabocas para todos, pruebas de prioridad gratuitas para todos en la comunidad escolar, para asegurarnos de que los maestros, los niños y el personal tengan el equipo de protección personal de forma gratuita”, dijo De Blasio, advirtiendo que solo hasta que haya una vacuna contra el COVID-19, las escuelas podrán volver a la normalidad plena.

De Blasio también advirtió que dentro del plan escolar se determinará que los niños de un aula no se junten mucho con otras aulas ni muchos adultos.

“Quiero enfatizar que el objetivo de este enfoque es que los niños en un solo salón de clases permanezcan juntos tanto como sea posible durante todo el día escolar con muy pocos adultos en contacto con ellos. La idea de este plan es limitar la cantidad de movimiento en la escuela, limitar la cantidad de personas que entran en contacto, mantener a los niños lo más posible en el mismo grupo durante todo el día para la protección de todos, pero también permite a nosotros, si hay un caso, Dios no lo quiera, poder actuar de manera mucho más efectiva”, dijo De Blasio.

Y sobre las quejas de padres de familia que tienen a sus niños en escuelas ya sobrepobladas desde antes de la pandemia, el mandatario afirmó, que se tomarán medidas individuales.

“Definitivamente habrá escuelas con situaciones excepcionales, ya sea por el gran tamaño o porque tienen un enfoque de educación que podría encajar mejor en línea. Pero, abrumadoramente, el modelo aquí es el enfoque combinado con dos o tres días en la escuela cada semana, lo que realmente beneficiará a los niños. De esto se trata (…) estoy seguro de que habrá algunas situaciones excepcionales y el DOE las considerará”, destacó el mandatario.

El canciller de Educación Richard Carranza, mencionó que la meta de la Ciudad es que la basta mayoría de niños puedan acudir a las aulas, al menos dos o tres días por semana.

“Queremos que los estudiantes tengan tanta experiencia en persona como sea posible”, dijo, al tiempo que recalcó que la seguridad será lo primero y que cada escuela tendrá sus propios planes, basados en las directrices generales de la Ciudad. “Realmente estamos lidiando con soluciones imperfectas”, agregó, admitiendo que habrá muchos retos por delante una vez arranque el año escolar.

Protocolo de salud en las escuelas

Con la intención de reforzar la seguridad y la salud de los niños, maestros y el personal de las escuelas, una vez reabran, De Blasio anunció la implementación de varios protocolos para evitar la propagación del COVID-19, que incluyen orientación de pruebas y rastreo de casos.

Junto al estricto distanciamiento social y el uso obligatorio de máscaras faciales, habrá planes de limpieza en cada escuela durante el día y labores de desinfección en las noches. Asimismo, si se halla un caso positivo de COVID-19 en un salón de clases, la clase se cerrará y deberán permanecer en cuarentena y si hay más de dos casos en toda la escuela, se cerrará el centro educativo y las clases serán solo remotas.

“Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para mantener a los niños saludables mientras aseguramos que obtengan la educación que se merecen. Estos rigurosos protocolos de prueba y rastreo mantendrán seguros a nuestros estudiantes y al personal al comenzar este nuevo año escolar”, mencionó De Blasio.

El canciller Carranza destacó que la seguridad y la salud serán la prioridad número 1 y advirtió que las escuelas y el DOE estarán monitoreando todas las condiciones.

Los neoyorquinos hicieron el trabajo increíblemente difícil para reducir el riesgo que representaba COVID-19, y como resultado estamos en una mejor posición que cualquier otra ciudad del país para reanudar de manera segura la educación presencial en las condiciones actuales, con claridad y protocolos de salud consistentes”, dijo el Canciller.

Nuevos protocolos en las escuelas:

  • Reforzamiento del distanciamiento social.
  • Uso obligatorio de máscaras faciales.
  • Labores de limpieza durante el día y plan de desinfección cada noche.
  • Comunicación clara entre la comunidad escolar y las familias.
  • Si un maestro o un niño se siente enfermo, se le exigirá quedarse en casa y se contactará con un sitio de pruebas del COVID-19.
  • Si un estudiante empieza a tener síntomas en la escuela se enviará de inmediato a casa.
  • Los casos positivos de COVID-19 deberán ser reportados por padres, estudiantes o miembros de la escuela.
  • Si se presentan 1 o 2 casos en un mismo salón, se cerrará la clase y niños estudiarán de manera virtual y deberán permanecer en cuarentena.
  • Si hay más de dos casos en toda la escuela, se cerrará el centro educativo.
  • Ante casos positivos se desarrollará una investigación con NYC Test y la agencia de rastreo de casos
A %d blogueros les gusta esto: