28 de junio de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Con abrigos y mochilas listos para huir, el este de Ucrania se prepara para un posible ataque ruso: “Todos tienen miedo”

“Una foto de familia, un acolchado y comida”: en Krasnogorivka (este de Ucrania), Maria, de 9 años, prepara su mochila que tendrá que cargar si se produjera un ataque ruso, ante la mirada de su madre.

La planificación de una posible evacuación se ha convertido en rutina para esta numerosa familia, que reside en un edificio de varios pisos parcialmente destruido por obuses de mortero.

Natalia Shanovska reside en un edificio de varios pisos parcialmente destruido por obuses de mortero. (Aleksey Filippov / AFP)

Natalia Shanovska reside en un edificio de varios pisos parcialmente destruido por obuses de mortero.

Desde 2014, Krasnogorivka conoce la guerra contra los separatistas prorrusos, apoyados por Moscú. A pesar de una relativa calma, disparos esporádicos continúan perturbando a la pequeña ciudad.

Dos soldados ucranianos en el pueblo de Krasnohorivka, (Aleksey Filippov / AFP)

Dos soldados ucranianos en el pueblo de Krasnohorivka

“El edificio fue alcanzado directamente en cuatro ocasiones. Tenemos miedo todo el tiempo. Nuestro vecino fue herido por metralla tres meses atrás”, señala Natalia Chanovska, de 45 años, madre de seis hijos.

Natalia Shanovska, madre de seis niños, en su departamento. En las paredes hay agujeros de balas (Aleksey Filippov / AFP)

Natalia Shanovska, madre de seis niños, en su departamento. En las paredes hay agujeros de balas

En su apartamento hay agujeros de balas en las paredes.

“Todos tienen miedo”

Desde hace ocho años, esta familia no cuenta con gas y calefacción, por lo que instalaron una estufa tradicional alimentada con leña, que recogen en las cercanías.

Y, Natalia tiene miedo de que los problemas no terminen de agotarse aquí. “La línea del frente está muy cerca. Todos tienen miedo, y nosotros también”, explica.

Pacientes en el hospital de Krasnohorivka (AFP)

Pacientes en el hospital de Krasnohorivka

Actualmente, los más de 100.000 soldados rusos desplegados en la frontera con su país hacen aumentar la angustia de la mujer, residente en el epicentro del conflicto, que ha provocado unas 14.000 muertes en ocho años, de acuerdo a la ONU.

En esta ciudad con apenas 15.000 habitantes, las autoridades han solicitado a particulares, escuelas y hospitales que preparen sus refugios.

Un militar de las Fuerzas Militares de Ucrania hace guardia en la zona industrial destruida en la ciudad de Avdiivka en la línea del frente con los separatistas respaldados por Rusia. (Will VASSILOPOULOS / AFP)

Un militar de las Fuerzas Militares de Ucrania hace guardia en la zona industrial destruida en la ciudad de Avdiivka en la línea del frente con los separatistas respaldados por Rusia.

Así, por ejemplo, el principal hospital de Krasnogorivka renueva el agua en su refugio, un local que data de la época soviética. “Podemos acoger a vecinos y al personal del hospital en caso de ataque. Si comienzan los bombardeos instalaremos camas allí. Hay espacio para hasta 280 personas”, señaló a la AFP Serguéi Fedenko, director del hospital.

Un solado ucraniano patrulla una calle de Avdiivka (Will VASSILOPOULOS / AFP)

Un solado ucraniano patrulla una calle de Avdiivka

Al comenzar la guerra, en 2014, muchos habitantes se refugiaron allí durante más de tres meses. Pero, en la actualidad la situación se complica a causa del COVID. “No podemos trasladar al refugio a los enfermos que necesitan oxígeno. No es posible moverlos en caso de tiroteo. No sé qué es lo peor para ellos”, afirma Tetiana, una enfermera que no quiere revelar su apellido; cuya opinión es contraria a la de las autoridades.

Dos residentes de Krasnohorivka andan en bicicleta. Desde 2014, la ciudad  ha estado experimentando una guerra, la de los separatistas prorrusos, patrocinada por Moscú. (Aleksey Filippov / AFP)

Dos residentes de Krasnohorivka andan en bicicleta. Desde 2014, la ciudad ha estado experimentando una guerra, la de los separatistas prorrusos, patrocinada por Moscú.

Por su parte, Ludmila Isaichenko, de 73 años, paciente con una enfermedad neurológica, es fatalista. Si Rusia ataca, se negará a descender al refugio. “Si disparan pienso acostarme y no moverme, pase lo que pase. Pero, tengo miedo permanentemente, al menor ruido, cuando alguien destapa una botella, tengo la impresión de que están bombardeando”, señala.

Dinero, pasaporte y marcharse

Ilia Jelnovatsky, estudiante de 16 años, muestra la trampilla que hay en la cocina de su casa, que oculta la entrada a un refugio en el sótano. “Nos ha salvado la vida mil veces”, afirma.

El estudiante Ilya Zhelnovatskiy, de 16 años, muestra su refugio antibombas, que está escondido debajo de los paneles del piso de su sencilla cocina.. (Aleksey Filippov / AFP)

El estudiante Ilya Zhelnovatskiy, de 16 años, muestra su refugio antibombas, que está escondido debajo de los paneles del piso de su sencilla cocina..

Luego muestra sus provisiones, consistentes en frascos con tomates y pepinos. “En caso de ataque ruso”, en un principio el adolescente y sus familiares planean huir, pero no para siempre. “Hay que tomar el dinero, el pasaporte y marcharnos. Pero volveremos”, asegura.

En caso de ataque ruso, en un principio el adolescente y sus familiares planean huir, pero no para siempre (Aleksey Filippov / AFP)

En caso de ataque ruso, en un principio el adolescente y sus familiares planean huir, pero no para siempre

Inclusive, cuenta con un plan en caso de evacuación, pero tiene la esperanza de que los temores no se materialicen y no sea necesario ponerlo en marcha, a causa de que se han registrado pocos tiroteos fuertes desde comienzos del año.

No obstante, esto no es suficiente para Natalia Chanovska y su prole. “Si todo recomienza, tendremos que refugiarnos en el sótano, donde no contamos con agua ni luz. La vida aquí es muy dura, me inquieta”, apostilla.