3 de octubre de 2022

controlandoelejido.com

Tu Portal digital dominicano en new york

Boris Johnson da su “fervoroso apoyo” a Liz Truss y deja la puerta abierta a su vuelta

“Esto es todo, amigos”, ha dicho Boris Johnson al despedirse este martes como primer ministro británico, antes de presentar oficialmente su dimisión como primer ministro a Isabel II en el castillo escocés de Balmoral, donde la reina pasa sus vacaciones.

Johnson llegó antes del mediodía, acompañado de su esposa, Carrie, y mantuvo una “reunión privada” con Isabel II que marcó su salida de Downing Street. Truss llegó en un avión separado y a la hora del “lunch”, para tomar oficialmente el relevo e informar a la Reina de la formación de un nuevo Gobierno.

La monarca despachará después con la nueva líder conservadora, Liz Truss, que hará la número 15 (y la tercera mujer) en su larga lista de jefes de Gobierno durante sus 70 años de reinado.

Antes de eso, Boris Johnson ha dado su “fervoroso apoyo” a su sucesora, Liz Truss, y ha dejado la puerta abierta a su regreso al poder. En su último discurso desde Downing Street, horas antes de que consume en el relevo, Johnson se ha comparado a sí mismo con “un cohete que ha cumplido su función” y que se prepara para “reentrar en la atmósfera y caer invisiblemente en remoto rincón del Pacífico”. Ha destacado entre sus logros el Brexit, la puesta en marcha del programa de vacunación contra el Covid-19 y el apoyo a Ucrania tras la invasión rusa del país

Johnson se ha anticipado a la hora anunciada con uno de sus discursos en tono exultante, en las antípodas de la lacónica despedida de su predecesora, Theresa May. En el momento de insinuar su regreso, se ha remontado al imperio romano y se ha comparado con Lucio Quincio Cincinato, el “dictador” que se retiró de la vida pública y regresó al poder.

“Como Cincinato, me retiro a arar la tierra”, ha dicho el ya ex líder conservador, con cuyo regreso se lleva especulando desde que despidió en el Parlamento parafraseando a Arnold Schwarzenegger en Terminator 2″ proclamando en español: “¡Hasta la vista, baby”.

En su despedida, Boris Johnson ha hecho, sin embargo, una llamada a la unidad en su partido, ante las noticias sobre la posible rebelión de al menos una docena de diputados tories que planean escribir cartas pidiendo una moción de censura contra Liz Truss esta misma semana.

Pese a las críticas por la falta de acción ante la crisis energética y los dos meses de Gobierno zombie con el que culminó sus tres años en Downing Street, Johnson se ha jactado en su último discurso de “haber puesto los cimientos que resistirán el paso del tiempo, desde el control de nuestras propias leyes a la construcción de vitales infraestructuras”.

Con su incorregible sentido del humor, el ex líder conservador y artífice del Brexit ha puesto el ejemplo del “entendimiento” entre el perro y el gato de Downing Street para pedir a sus correligionarios que entierren el hacha de guerra contra su sucesora: “Si Dylin y Larry son capaces de dejar atrás sus ocasionales diferencias, también puede hacerlo el Partido Conservador”.

Administrador